Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

para formar un Gobierno de coalición.

Merkel y Schulz admiten "escollos" en el último día para explorar si forman coalición

La canciller alemana, Angela Merkel, ha augurado este jueves un día díficil en la última jornada de contactos entre conservadores y socialdemócratas para ver si entablan negociaciones formales para formar un Gobierno de coalición.

Agencias | Madrid | Actualizado el 16/07/2018 a las 10:10 horas

Schulz y Merkel, antes del cara a cara (Archivo)

Schulz y Merkel, antes del cara a cara (Archivo) / EFE/Archivo

"Existen aún grandes escollos en el camino que deben ser apartados", ha reconocido la líder de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) poco antes de reunirse con su socio bávaro, la Unión Cristiano Social (CSU), y el Partido Social Demócrata (SPD). "En este sentido será un día duro", ha subrayado.

Según Merkel, la CDU hará todo lo posible para ser constructiva. "Acudo hoy con gran energía. La gente espera también que encontremos soluciones y con este espíritu trabajaré hoy", ha asegurado la canciller.

De la misma opinión se ha mostrado el líder del SPD, Martin Schulz, a su llegada a la sede de su partido, donde tiene lugar el último día de conversaciones, y ha mostrado su esperanza de poder llegar a buen puerto. "Ya se han fijado puntos en común en una gran cantidad de ámbitos, pero existen grandes escollos que deben ser salvados aún", ha indicado.

Para el político socialdemócrata el tema de Europa sigue estando en primer plano. En este sentido, ha defendido que un nuevo Gobierno alemán debe "generar sobre todo un resurgir para la Unión Europea".

Las conversaciones serán arduas y en Berlín se espera que se extiendan hasta bien entrada la noche. Aún permanecen abiertas cuestiones centrales en impuestos y finanzas, así como decisiones importantes en los ámbitos de migración, mercado laboral, sanidad, cuidados sanitarios, jubilaciones y Europa.

Al final del día, Merkel, Schulz y el presidente de la CSU, Horst Seehofer, quieren presentar a sus cúpulas un informe con los resultados. Y este viernes el resultado deberá estar ya sobre la mesa. Si finalmente dan luz verde a las negociaciones formales, la cúpula del SPD necesitará también la aprobación de sus filas en el congreso extraordinario del partido el 21 de enero en Bonn.

Los tres partidos políticos son conscientes de lo que se juegan en esta reunión. El fracaso de las conversaciones de los conservadores con los ecologistas y liberales a finales de noviembre, tras las elecciones del 24 de septiembre, obligó al SPD a sentarse con sus antiguos socios de la pasada legislatura. El objetivo es evitar un Gobierno en minoría --con la inestabilidad que eso conlleva-- o la celebración de nuevas elecciones.