Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

en una localidad de mayoría dogon

Al menos 95 muertos en un ataque étnico en el centro de Malí

Alrededor de cien personas han muerto en un ataque ejecutado contra una localidad maliense de mayoría dogon situada en el centro del país, según han confirmado fuentes del Ministerio de Defensa de Malí y fuentes locales a la cadena de televisión France 24.

Agencias
 |  Madrid | 10/06/2019
Oficial de policía de Malí durante una intervención

Oficial de policía de Malí durante una intervención / Reuters

Los hechos han tenido lugar durante la noche del domingo al lunes en la localidad Sobanou, que se encuentra a 26 kilómetros de Sangha y está situada en el círculo de Bandiagara, en la región de Mopti, escenario en los últimos meses de una creciente ola de violencia intercomunitaria.

El alcalde de Sangha, Ali Dolo, ha detallado en declaraciones a France 24 que en el lugar han sido hallados 95 cuerpos calcinados y ha alertado de que el balance de víctimas mortales podría aumentar. Asimismo, ha confirmado que hay cerca de 20 desaparecidos. Según ha contado a Reuters, "de una población de unos 300 habitantes, solo 50 respondieron al recuento".

El ataque habría sido obra de peul, también conocidos como fulanis, armados procedentes del vecino distrito de Bankass, quienes llegaron a la localidad dogon tras anochecer, según ha contado a Reuters el alcalde de Bankass, Moulaye Guindo.

"Hombres armados, aparentemente peul, dispararon contra la población y quemaron la localidad", ha señalado por su parte Siriam Kanouté, un responsable de la cercana localidad de Bandiagara.

El ataque es por ahora el segundo más cruento registrado en el país en lo que va de año, tras la matanza de 160 peul presuntamente a manos de una milicia de autodefensa registrado en Ogossagou el pasado mes de marzo.

La comunidad peul, que tradicionalmente se dedica al pastoreo, es vista con suspicacia en la zona ante la creciente presencia de grupos islamistas, ya que estos han encontrado en los jóvenes peul una importante fuente de reclutas porque se sienten abandonados por el Estado central. Como resultado, los incidentes y enfrentamientos con otras etnias como la dogon, dedicada a la agricultura, se han hecho cada vez más frecuentes.

A finales de mayo, la milicia Dan Nan Ambassagou, acusada de la masacre en Ogossagou, anunció que había decidido llevar a cabo patrullas ante el deterioro de la situación de seguridad. Tras la citada masacre, el Gobierno maliense anunció su disolución, pero el grupo armado --integrado mayoritariamente por cazadores tradicionales dozo-- rechazó acatar la medida.

Tras conocerse este último ataque, la milicia ha publicado un comunicado en el que condena "este acto terrorista y genocida intolerable" e invita a los residentes del conocido como 'país Dogon' a movilizarse "para la defensa de su territorio" al igual que a las autoridades y a la comunidad internacional.

Dan Nan Ambassagou "considera este ataque como una declaración de guerra", de la que pone como testigos tanto a los malienses como a la comunidad internacional, al tiempo que asegura a la población que se encargará de su seguridad "ya que ha quedado claro que ni el Estado, ni la comunidad internacional no se interesan" por la población.

"El país dogon no será nunca la colonia o el esclavo de ningún tipo de nadie", ha recalcado el grupo armado en su comunicado, recogido por medios locales, dando por iniciada "la lucha por la salvaguarda de la dignidad y la libertad" de los dogon y recalcando que están dispuestos a vertir su "sangre" en dicha empresa.

El grupo fue creado en diciembre de 2016 ante los ataques terroristas en el "país dogon", en referencia a la creciente presencia islamista en el centro de Malí, según explicó el presidente de la coordinadora del movimiento, Mamadou Goudienkilé.

Varias organizaciones de Derechos Humanos les han acusado de cometer abusos contra civiles peul, algo que el grupo ha negado y en septiembre pasado firmó un alto el fuego unilateral con el Gobierno y entabló un proceso de desarme que no se habría completado.

A esta violencia de carácter étnico y comunitario, se suma la protagonizada por varios grupos armados que operan en el país, incluidas filiales de los dos principales grupos terroristas a nivel internacional, Al Qaeda y Estado Islámico.