Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

"La lección no puede ser rencor y resentimiento hacia otras naciones"

Macron condena el nacionalismo como "la antítesis del patriotismo" en el centenario del Armisticio

"La lección no puede ser la del rencor y resentimiento hacia otras naciones, ni el olvido del pasado", advierte el mandatario.

Efe | Madrid
| 11/11/2018
Emmanuel Macron en el centenario del Armisticio

Emmanuel Macron en el centenario del Armisticio / Efe

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha recordado a los caídos en la I Guerra Mundial en un emotivo discurso para conmemorar el centenario del Armisticio, pronunciado ante el Arco del Triunfo, en presencia de unos 70 jefes de Estado y de Gobierno, donde ha recordado a los caídos en combate, el dolor y la recuperación de un conflicto que transformó la historia, y ha destacado que el nacionalismo "es la antítesis y la traición del patriotismo".

"El 11 de noviembre de 1918, a las 11 de la mañana, hace 100 años, en París como en toda Francia, sonaron las cornetas y sonaron las campanas", comenzó Macron en recuerdo del momento exacto de la entrada en vigor del Armisticio, "el final de cuatro largos y terribles años en los que, solo en suelo francés, fueron disparados mil millones de proyectiles.

Uno de los momentos más destacados del discurso ha llegado cuando Macron ha dedicado parte de su mensaje a condenar el ascenso del nacionalismo en Europa, que describió como "la antítesis y una traición del patriotismo". "La lección no puede ser rencor y resentimiento hacia otras naciones, ni olvido del pasado", ha proclamado.

Macron ha expresado su temor a que "resurjan los viejos demonios y nuevas ideologías que manipulan las religiones". "La historia amenaza con retomar un trágico rumbo en este día de aniversario, donde renovamos nuestra fidelidad eterna a nuestros caídos", ha explicado.

"Debemos reafirmar a la gente nuestra inmensa responsabilidad, transmitir a nuestros hijos el mundo que las generaciones anteriores han soñado. Nuestro mundo está en los albores de una nueva era, en el amanecer de una civilización que debe guiar las facultades de la Humanidad a lo más alto", ha añadido.

Macron ha abandonado el escenario para proseguir una ceremonia con un marcado carácter musical tras una canción interpretada por la artista beninesa Angélique Kidjo y el violonchelista franco-estadounidense de origen chino Yo Yo Ma con la suite nº 5 de Johann Sebastian Bach, seguida de una interpretación del Bolero, de Ravel, tras la comparecencia del mandatario.