SE ABASTECEN PREVENTIVAMENTE

Los venezolanos se abastecen de comida y carburantes ante la huelga de 48 horas que aspira a detener el país

Venezuela comienza una huelga general de 48 horas para presionar al presidente Nicolás Maduro para que retire la Asamblea Nacional Constituyente.

EFE

Madrid | 26.07.2017 07:37

Dos propósitos sacaron a los venezolanos de sus casas en una jornada laboral libre en su país: protestar en los centros de votación contra las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente y abastecerse preventivamente de combustible y alimentos para la huelga de dos días pautada para esta semana.

El miércoles y jueves próximos hay programado un paro general de 48 horas que aspira a detener toda actividad en las calles de Venezuela para presionar al presidente Nicolás Maduro a que retire la Constituyente.

ante esta convocatoria, las gasolineras fueron escenario de largas filas de automóviles abasteciéndose de combustible y numerosos supermercados de Caracas han cerrado con más estanterías vacías de lo habitual, después de que muchos habitantes hicieran acopio de alimentos y otros productos básicos.

La embajada de Estados Unidos en Venezuela pidió a sus ciudadanos tomar medidas "preparatorias apropiadas" de cara al paro cívico e instó a evitar las zonas donde se desarrollan diariamente manifestaciones antigubernamentales. "Aconsejamos tomar las medidas preparatorias apropiadas, incluyendo recolectar suficiente comida y agua por 72 horas", informó la embajada en su portal web.

La oposición ya atrancó ciudades de todo el país el pasado jueves, con un paro de 24 horas en el que se cortó el tráfico en multitud de calles y avenidas, en una jornada durante la cual murieron cinco personas y más de 360 fueron detenidas. Además, y como parte de la agenda de protestas de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en rechazo a la Constituyente, decenas de opositores venezolanos acudieron con pancartas a los centros de votación previstos para las elecciones de este proceso el próximo domingo.

Grupos de vecinos empapelaron las paredes de estos recintos con lemas contra el "fraude constituyente" y llamadas a la renuncia de Maduro. "Aquí no se vota", decían varios carteles en una escuela en el centro de Caracas.

Uno de los objetivos del llamado 'pancartazo' fue exigir a los militares encargados de custodiar los procesos electorales del país que no apoyen esta convocatoria de redactar un nuevo ordenamiento jurídico.

El primer vicepresidente del Parlamento venezolano, el antichavista Freddy Guevara, publicó a través de Twitter una serie de imágenes donde pueden observarse los mensajes opositores, asegurando que eran centros de votación de varias ciudades del país. "San Cristóbal, Valencia, Mérida, Caracas. En todo el país dijeron que en sus centros de votación el Fraude Constituyente NO VA!", señaló.

Esta actividad se llevó a cabo a pesar de que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, advirtiera de "consecuencias impredecibles" para quienes participaran en ella debido a que estos centros de votación tienen estatuto de zonas de seguridad especial.

Por su parte, el jefe de la campaña oficialista para los comicios de la Constituyente, Héctor Rodríguez, invitó al "pueblo opositor" a distanciarse de la violencia y el boicot a la Constituyente, y a participar el 30 de julio en la elección de este proceso. "Aquí están nuestras manos, aquí están nuestros corazones, vamos juntos a construir la paz. Vamos por la democracia, por la Constituyente a encontrarnos como hermanos", dijo el chavista a "la mayoría del pueblo opositor" que, según él, no participó en el plebiscito contra Maduro del pasado 16 de julio.