Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

extraditado a Túnez hace dos semanas por Alemania

En libertad el supuesto guardaespaldas de Bin Laden por falta de pruebas

Sami Aidoudi, presunto guardaespaldas de Bin Laden y extraditado a Túnez hace dos semanas por Alemania, fue liberado por la justicia tunecina por falta de pruebas que confirmen su pertenencia al grupo terrorista Al Qaeda, informó el portavoz de la Unidad Antiterrorista, Sofiene Selliti.

EFE | Madrid | 27/07/2018

Bin Laden en una imagen de archivo

Bin Laden en una imagen de archivo / Archivo

Según esta misma fuente, el juez de instrucción decidió su puesta en libertad tras expirar la duración legal de su detención preventiva y al no poder demostrar las sospechas aunque la investigación continúa abierta. Aidoudi, de 42 años, llegó a este país el pasado 14 de julio procedente de Dusseldorf (Alemania) aunque la orden de extradición había sido cancelada horas antes por un tribunal de la ciudad septentrional alemana de Gelsenkirchen, al considerar que el tunecino corría el riesgo de ser torturado en su país.

Según la prensa alemana, el fax que anulaba la orden llegó a tarde a las autoridades, una vez que el sospechoso ya había sido embarcado y volaba con destino a la capital tunecina donde fue detenido una vez que aterrizó. La descoordinación ha abierto, asimismo, una grave controversia en Alemania de parte del tribunal concernido, que exige su regreso al país, y el estado (North Rhine-Westphalia) y la ciudad donde vivía el sospechoso (Bochum) que planeaban apelar.

Según el expediente policial alemán, Sami A. viajó por primera vez a Alemania en 1997 con un visado de estudiante, y desde allí viajo a Afganistán, donde presuntamente recibió entrenamiento militar y ejerció de guardaespaldas de Bin Laden. Una investigación judicial alemana no ha podido, hasta la fecha, probar estos cargos y otros como la de predicar el odio y pertenecer a banda terrorista.