Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN DUBLÍN

Un irlandés gasta una broma a su familia durante su funeral y les hace creer que está vivo

En Irlanda un difunto ha conseguido cumplir su último deseo: que su entierro, en lugar de lágrimas, se oyesen carcajadas. Y lo ha hecho con un método un tanto peculiar.

Belén Gómez del Pino
  Madrid | 16/10/2019

Convenció a un amigo para que incluyera en su ataúd un reproductor que, accionado a distancia, permitiera hacer escuchar una grabación de él pidiendo salir de ahí justo tras la solemne melodía de una gaita escocesa.

 

Tras el evidente susto inicial, Shay Bradley, el fallecido, un veterano del Ejército irlandés, logró su objetivo, ya que todos los presentes en el cementerio rompieron en carcajadas. Empezando por su hija Andrea, que se ha encargado después de difundir el vídeo grabado por el cómplice del difunto, el que escondió el reproductor. Andrea ha recordado que su padre adoraba hacer reír y estaría ahora encantado de ver cuánta gente ha reído con su broma póstuma.