Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

NO SE USA POR SU COMPLEJIDAD

Abren una investigación en el Parlamento irlandés tras comprar una nueva impresora por un millón de euros

En Irlanda, un fallo de cálculo ha obligado a abrir una investigación en el Parlamento a los empleados de la Cámara que firmaron un contrato para adquirir una nueva impresora por valor de un millón de euros.

Belén Gómez del Pino
  Madrid | 02/12/2019

El problema llegó a la hora de la entrega, justo en el momento en que descubrieron que la máquina, de 2 metros de alto por dos metros de ancho, no cabía por la puerta -de hecho por ninguna de las puertas- del Parlamento irlandés, cuya sede está en Dublín.

Ante el problema se optó, primero por intentar devolverla al vendedor, pero resultó imposible debido al contrato firmado, que no permitía la devolución. Ante ello se tomó la decisión de emprender una reforma arquitectónica que permitiera meter la máquina en el edificio demoliendo algunas paredes. El coste subió otros 230.000 euros, aunque mientras se llevó a cabo, la impresora estuvo guardada en una nave con un alquiler mensual de 2.000 euros.

Finalmente, hace un par de meses, la impresora quedó instalada en su ubicación definitiva: las dependencias del Parlamento irlandés, pero apenas se usa. Es tan complejo que el personal de la institución no sabe cómo hacerlo. Y puestos a gastar, han decidido negarse a aprender hasta que no les aumenten el sueldo.