PROVOCA UNA HUIDA MASIVA DE REFUGIADOS

Hezbolá y el Ejército sirio lanzan una operación contra los yihadistas en ambos lados de la frontera

El partido-milicia chií libanés Hezbolá ha anunciado este viernes el inicio de una operación a ambos lados de la frontera con Siria, cerca de Arsal, para acabar con la presencia de milicianos yihadistas en la zona, que ha cuenta con el respaldo del Ejército sirio.

ondacero.es

Madrid | 21.07.2017 11:58

Miembros del Ejército sirio
Miembros del Ejército sirio | agencia de noticias gubernamental Sana

Según ha informado la cadena Al Manar, que gestiona Hezbolá, la operación ha comenzado a primera hora de la mañana en Arsal, en la parte libanesa de la frontera, y en Qalamun, del lado sirio con el fin de "purgar a los terroristas armados" presentes en esta zona. La operación, según esta fuente, se está llevando a cabo de forma conjunta con el Ejército de Bashar al Assad, del que Hezbolá es uno de sus principales valedores, que ha hecho uso de su aviación en la zona.

La emisora Voice of Lebanon ha indicado que Hezbolá ha lanzado una "operación a gran escala" en los alrededores de la ciudad siria de Flita y los alrededores de Arsal, donde cuenta con posiciones el Frente Fatá al Sham --antiguo Frente al Nusra--. Por su parte, un comandante del Ejército sirio citado por la agencia británica de noticias Reuters ha confirmado una operación conjunta en el área de Qalamun, situada al otro lado de la frontera de Arsal.

Recientemente se había estado especulando con que Hezbolá y el Ejército de Siria lanzarían una gran operación contra los insurgentes en el lado sirio de la frontera. El primer ministro libanés, Saad Hariri, anunció el martes que el Ejército iba a llevar a cabo una operación en los alrededores de Arsal, una zona que ha sido base de operaciones para varios grupos extremistas, entre ellos el grupo yihadista Daesh.

Tras el inicio de la operación de Hezbolá este viernes, el Ejército libanés ha bombardeado a grupos de terroristas que intentaban huir hacia la ciudad Arsal desde zonas cercanas, según ha informado la agencia estatal NNA. Según el corresponsal de la agencia en la zona, los bombardeos han dejado muertos y heridos entre los yihadistas.

Por otra parte, una fuente de seguridad libanesa ha indicado a Reuters que algunos refugiados sirios han huido de los campamentos situados en la zona de la frontera donde se está llevado a cabo la operación militar y el Ejército les ha facilitado su paso hacia la ciudad de Arsal. "El Ejército está facilitando el paso de los desplazados con la supervisión de delegados de la ONU", ha indicado. La agencia estatal NNA ha confirmado que el Ejército ha permitido a un grupo de mujeres y niños abandonar el campamento de Madinat al Malahi para trasladarse a Arsal.

El Ejército libanés irrumpió a finales de junio en dos campamentos de refugiados sirios ubicados en los alrededores de Arsal, una operación en la que cinco terroristas se inmolaron, hiriendo a siete militares. Las incursiones del Ejército en los campamentos de refugiados forman parte del barrido de seguridad de las fuerzas de seguridad en zonas cercanas a enclaves yihadistas de la vecina Siria.

La semana pasada, el presidente de Líbano, Michel Aoun, recalcó que trabajará para controlar lo que ha descrito como "caos sirio" en el país, días después de advertir de que los campamentos de refugiados sirios podrían convertirse en escondites para terroristas. Miembros de Daesh y del Frente Fatá al Sham se encuentran desplegados en la montañosa frontera entre Líbano y Siria y han utilizado el terreno para lanzar ataques contra las fuerzas de seguridad libanesas.

Los rebeldes sirios han intentado utilizar Arsal como base y en 2014 el Frente al Nusra y el Daesh la invadieron en poco tiempo, capturando a decenas de soldados y policías libaneses. Posteriormente decapitaron y fusilaron a varios de ellos, antes de liberar al resto en diciembre de 2015. El Ejército de Líbano y el partido-milicia chií libanés Hezbolá --aliado del Gobierno sirio-- han llevado a cabo numerosas operaciones contra los yihadistas para intentar evitar su infiltración y que perpetren atentados en el país.