TENSIÓN EN LA REGIÓN PRORRUSA

El Gobierno de Moldavia investiga tres ataques terroristas contra infraestructuras e instituciones en la región de Trasnistria

Moldavia eleva la vigilancia y refuerza la seguridad tras las últimas explosiones en la región separatista prorrusa de Trasnistria, las cuales se teme que formen parte de una estrategia de Rusia para extender su invasión a ese país.

ondacero.es

Madrid | 27.04.2022 07:41 (Publicado 27.04.2022 07:40)

La presidenta de Moldavia, Maia Sandu, durante la rueda de prensa analizando la situación de tensión en la región de Transnistria
La presidenta de Moldavia, Maia Sandu, durante la rueda de prensa analizando la situación de tensión en la región de Transnistria | EFE

El Consejo Supremo de Seguridad de Moldavia, reunido de urgencia tras las últimas explosiones en la región separatista de Transnistria, ha recomendado elevar la vigilancia y reforzar la seguridad para evitar posibles riesgos, según la presidenta moldava, Maia Sandu, que ha apelado al diálogo.

La presidenta ha comparecido al término del encuentro para hacer balance de la situación en un enclave que ha registrado en las últimas semanas "falsas amenzas de bomba" y que tanto el lunes como el martes ha sido escenario de varias explosiones.

Estas acciones suponen un riesgo para la paz en el país

"Estas acciones suponen un riesgo para la paz en el país. Chisinau insiste en la resolución pacífica del conflicto", ha declarado Sandu sobre la tensión en la zona prorrusa de Transnistria.

Se recomienda reforzar la vigilancia en Transnistria

El Consejo de Seguridad ha recomendado a las diferentes instituciones reforzar la vigilancia en torno a la 'zona de seguridad', que separa Transnistria del territorio controlado por las autoridades moldavas, así como en otras partes del país. Asimismo, se ha planteado elevar el nivel de alerta, un paso que también han dado las autoridades prorrusas de Transnistria.

Moldavia teme una invasión de Rusia

Esta región ha denunciado varios "ataques terroristas" contra "infraestructuras e instituciones de la república", incluidas torres de comunicación y una base militar.

Según el Ministerio del Interior moldavo no ha habido muertos ni heridos y el Gobierno teme que esta sea una excusa para que Rusia extienda su invasión a Moldavia.