Vacunación Coronavirus

Francia amplía la tercera dosis para los mayores de 18 años y la exigirá para el certificado Covid

El Gobierno francés ha tomado esta medida para no aplicar ni el confinamiento ni el toque de queda por todo el país.

ondacero.es

Madrid | 25.11.2021 17:33

Centro de vacunación en Nogent-sur-Marne,cerca de París, Francia
Centro de vacunación en Nogent-sur-Marne,cerca de París, Francia | EFE

Francia vacunará a su población mayor de 18 años con una tercera dosis. Esta es la medida tomada por el Gobierno galo para no tener que aplicar un nuevo confinamiento ni toque de queda en el país. Esta dosis será requerida en el pasaporte covid, con lo que el Gobierno espera incitar a la vacunación a los más escépticos y frenar esta quinta ola del coronavirus que están sufriendo.

A partir de este sábado, todos los ciudadanos mayores de edad podrán recibir la dosis de refuerzo si han pasado al menos cinco meses desde que completaron la pauta inicial. Para inocularse la nueva dosis tendrán un plazo de dos meses antes de que el pasaporte sanitario, exigido en la mayoría de lugares públicos en el país, caduque. A partir del 15 de diciembre, todas las personas mayores de 65 años e inmunodeprimidos deberán haberse vacunado para seguir usando el certificado, mientras que el resto deberá hacerlo antes del 15 de enero.

El conjunto de medidas contra la Covid tomadas por el Gobierno francés fueron anunciadas este jueves en una rueda de prensa tras el consejo ministerial por el ministro de Sanidad, Olivier Véran, el ministro de Educación, Juventud y Deportes, Jean-Michel Blanquer, y el director general de Salud, Jérôme Salomon. Estas medidas serán aplicadas cuanto antes para frenar la quinta ola que está viviendo Francia, con una media de 20.000 casos diagnosticados al día.

"Esto concierne en la práctica a 25 millones de franceses de los cuales seis millones han recibido ya la dosis de recordatorio. Quedan 19 millones de franceses a día de hoy que son elegibles a esta dosis y a los que instamos a vacunarse en los próximos dos meses", explicaba el ministro de Sanidad en la rueda de prensa. "El porcentaje de franceses en ucis habla solo: los vacunados son ingresados diez veces menos que los no vacunados. En los lugares donde la vacunación es más débil registramos una tasa de incidencia y de casos graves mucho más importante", afirmaba Véran.

Pese a las palabras de ánimo hacia la población para que se vacune, el ministro resaltó que la eficacia de la vacuna va disminuyendo con el paso del tiempo. Lo definió como un "fenómeno clásico" que se da porque "la memoria inmunitaria no es infalible y se necesita un recordatorio", que ahora será a los cinco meses en lugar de los seis previstos en un primer momento.

Aumentan las restricciones a los no vacunados

El Gobierno anunciaba esta misma semana que Jean Castex, primer ministro, se había contagiado de Corornavirus. Con esta estrategia, Frnacia pretende mostrarse más ejemplar en la prevención y protección de los contagios gracias al uso de medidas de higiene y distanciamiento, aspecto que los franceses habían dejado abandonado debido a la vacunación, la cual ha ido aumentando debido a su necesidad para la obtención del certificado. Ahora intentan endurecer su uso ampliando el rango de edad de la tercera dosis.

Aquellos que decidan seguir sin vacunarse y quieran acudir a restaurantes, salas de concierto, gimnasios y otros lugares públicos, deberán presentar ahora un test negativo realizado en las últimas 24 horas y no en 72, como venía siendo. El ministro de Sanidad aseguró que el fin de la aplicación de estas medidas es no llegar a imponer un confinamiento, un toque de queda o el cierre de comercios, como está ocurriendo en países cercanos como Países Bajos o Austria. Pero para Verán, Francia se diferencia del resto de países en su exigencia del pasaporte sanitario, lo que se ha traducido en grandes cifras de ciudadanos que han acudido a vacunarse. "El impacto en los hospitales es real pero claramente más bajo", señalaba Verán sobre la quinta ola.

El antiviral Molnupiravir

Francia asegura estar preparada para hacer frente a esta ola. Véran cree que el país cuenta con las herramientas necesarias, a la que pronto se unirá en antiviral patentado por la farmacéutica Merck, el Molnupiravir. Este medicamento podrán tomarlo los mayores e inmunodeprimidos durante los cinco primeros días de la enfermedad para reducir el riesgo de una desarrollo grave de la enfermedad. "Francia será el primer país europeo en el que sus ciudadanos se beneficien de este tratamiento", aseguraba Véran en la rueda de prensa.

Sin embargo, las vacunaciones siguen aumentando. La principal plataforma para reservar cita en Francia mostraba esta semana un tiempo de espera de cinco minutos para poder entrar ante la sobrecarga de usuarios. Este miércoles se registraba una cifra récord: 360.000 citas para dosis de refuerzo en un solo día.

También se ha adoptado un nuevo paquete de medidas en los centros educativos. 8.500 clases seguían cerradas este miércoles, cifra significativa pese a no llegar a las 12.000 cerradas en los peores momentos de la pandemia. El nuevo protocolo escolar cambia. Los padres deberán hacerles un test de diagnóstico a sus hijos en el momento en que haya un caso positivo en el aula. Sólo aquellos alumnos con test negativo podrán seguir acudiendo a clase, acabando así con el cierre sistemático. Además, el Gobierno galo está estudiando vacunar a los niños de entre 5 y 11 años con dosis adaptadas a partir de 2022.