Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

HAN DIFUNDIDO EL VÍDEO POR INTERNET

Estado Islámico destruye decenas de figuras del Museo de Mosul en Irak

El grupo Estado Islámico ha difundido un vídeo por internet en el que aparecen destruyendo decenas de figuras del Museo de la Civilización de Mosul en Irak. Algunas esculturas datan de los siglos VII y VIII a.C.

Actualizado el 27/04/2015 a las 17:21 horas

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) difundió hoy un vídeo por internet que muestra cómo destruye decenas de figuras del Museo de la Civilización de Mosul en Irak, algunas de las cuales datan de la época asiria (siglo VIII y VII a.C.).

En las imágenes, los yihadistas hacen caer varias estatuas al suelo y las golpean con grandes martillos y taladros, en unos acontecimientos sucedidos ayer, según dijeron varios arqueólogos que han pedido guardar el anonimato.

Uno de los yihadistas que aparece en el vídeo justifica este acto de vandalismo asegurando que los pueblos de la antigüedad adoraban a ídolos "en vez de a Alá". "Los que se llaman asirios y acadios establecían dioses de la lluvia o de la guerra, que adoraban en vez de a Alá, a través de ofrendas", añade.

Considera que ello va en contra del monoteísmo y que el propio profeta Mahoma destruyó con sus propias manos otras figuras de ídolos religiosos. "Si el propio profeta lo hizo, es fácil para nosotros (hacerlo), aunque valgan miles de millones de dólares", agrega en el vídeo.

El Museo de la Civilización de Mosul ya fue objeto de saqueo en 2003, durante la invasión estadounidense de Irak, cuando fueron robadas las principales piezas de la institución. Para evitar un mayor expolio, muchas de las piezas expuestas fueron trasladadas de manera provisional a Bagdad, para luego ser devueltas al museo cuando este fue renovado y reinaugurado en 2009.

El año pasado, tras la invasión del yihadista EI de Mosul, algunas de las figuras fueron saqueadas de nuevo, supuestamente por parte de dirigentes de ese grupo radical con el objetivo de venderlas y financiar su organización.