GUERRA EN UCRANIA

Cuántos oligarcas rusos han muerto desde que empezó la guerra entre Rusia y Ucrania

Son varios los oligarcas rusos que se habían pronunciado en contra de la guerra en Ucrania los que han fallecido desde el inicio del conflicto. Esta es la lista completa.

C.C.

Madrid | 03.09.2022 06:06

Cuántos oligarcas rusos han muerto desde que empezó la guerra entre Rusia y Ucrania
El presidente de Rusia, Vladimir Putin | EFE/ Gavril Grigorov

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania el pasado 24 de febrero, con la invasión de las tropas rusas, son muchos los oligarcas que han muerto en dudosas circunstancias. Algunos de ellos envenenados, accidentes de coche y otros se han suicidado.

Ravil Maganov

El último caso es el del presidente de la petrolera rusa Lukoil, Ravil Maganov, que ha muerto este jueves a los 67 años al caerse por una ventana del Hospital Clínico Central de Moscú en el que se encontraba ingresado tras sufrir un paro cardiaco.

Según han indicado desde la agencia de noticias rusa TASS, se trata de "una muerte por suicidio". Información que no se podrá corroborar con las cámaras de seguridad del edificio porque se habían apagado temporalmente mientras realizaban reparaciones, según indican en 'Baza' una web de noticias rusa.

Cabe destacar que Maganov se había posicionado públicamente en contra de la guerra en Ucrania y desde su inicio, el empresario había pedido el cese inmediato del conflicto.

Alexander Subbotin

El pasado 8 de mayo encontraron muerto a otro exdirectivo de la misma petrolera, Alexander Subbotin, que también se había posicionado en contra de la guerra. Estaba sótano de la casa de un chamán en Mytishchi y, según informaron los medios rusos, había acudido para que le diera un remedio contra la resaca, una fórmula que incluía veneno de sapo con alcohol.

La inyección con el "remedio" le provocó fuertes dolores en el pecho y finalmente falleció de un ataque al corazón.

Alexander Tyulyakov

Alexander Tyulyakov era directivo de la empresa Gazprom, fue hallado muerto tan solo un día después del inicio de la guerra en Ucrania, el 25 de febrero, junto a una nota de suicidio. S

Aunque se dice que el día de antes le habían dado una paliza. Además, los forenses que estaban haciéndole la autopsia fueron despedidos por el servicio de seguridad de Gazprom.

Mikhail Watford

Mikhail Watford gran magnate del petróleo también fue encontrado sin vida poco después del inicio de la guerra, el 28 de febrero, ahorcado en su casa británica de Surrey en Reino Unido.

Vasily Melnikov

El 24 de marzo encontraron el cuerpo de Vasily Melnikov, dueño de la compañía de suministro de equipos médicos Medstom, que al parecer, estaba preocupado por las sanciones que la comunidad internacional estaba poniendo a Rusia para intentar frenar la guerra.

Además de su cuerpo, aparecieron acuchillados el cadáver de su esposa y sus dos hijos de 10 a 4 años. La información oficial dice que, tras una discusión familiar, Melnikov mató a su familia y después se suicidó.

Vladislav Avayev

El cadáver de Vladislav Avayev también ha aparecido tras el inicio de la guerra, el 19 de abril en Moscú junto al de su mujer embarazada y su hija de 13 años, todos por herida de bala. Al parecer, encontraron al empresario con una pistola en la mano.

Sergey Protosenya

Sergey Protosenya, de Novatek, fue hallado el mismo día que Avayev en Lloret de Mar. Presuntamente habría asesinado a puñaladas a su esposa y a su hijo antes de ahorcarse. Aunque los investigadores destacaron que aunque los cuchillos estaban en la zona del crimen, el cadáver del magnate no tenía ni una sola mancha de sangre en el cuerpo.

Leonid Shulman

Leonid Shulman pertenecía a Gazprom y aunque murió antes de que comenzase la guerra, pero ya había tensiones en la frontera con Ucrania. Fue encontrado muerto el 30 de enero en un baño de Leningrado tras cortarse las venas.

Vladimir Gabrielyan y Sergey Merzlyakov

Vladimir Gabrielyan y Sergey Merzlyakov eran altos cargos de la red social rusa VK, director general adjunto y su jefe de adquisiciones respectivamente, murieron en un accidente de coche en la costa del mar Blanco.