Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

NO TIENE NINGUNA ENFERMEDAD

El científico australiano de 104 años recibirá este jueves la asistencia al suicidio en Suiza

El científico australiano David Goodall, que ha llegado a Suiza para recibir este jueves asistencia al suicidio, dijo que espera que su "partida" haga que las cosas cambien en su país y se permita que las personas mayores puedan decidir cuándo y dónde desean morir.

EFE | Madrid | 10/05/2018

Imagen del científico australiano David Goodall, de 104 años

Imagen del científico australiano David Goodall, de 104 años / AFT

"Las personas mayores deberían tener el derecho de decidir esto por sí mismas", declaró en una conferencia de prensa en la víspera de su planeado suicidio, para el que contará con la asistencia de personal de la organización Exit. Goodall, un reconocido botanista de 104 años que ha publicado extensamente en revistas científicas, se convirtió en un activista de la eutanasia, un acto que está prohibido en su país, con excepción de un estado, que lo ha legalizado recientemente pero de forma muy restringida y solo a partir del próximo año.

En su encuentro con los periodistas, el científico se mostró sorprendido del eco mediático que ha recibido su caso, según reportó la agencia de noticias suiza ATS. Goodall, quien no sufre de ninguna enfermedad, dijo que hubiese preferido morir en Australia, donde intentó un suicidio fallido y posteriormente sufrió una caída que provocó un marcado declive de su estado físico.

Después de esos episodios fue cuando decidió acudir a la organización Exit y viajar a Suiza para cumplir con su deseo. Comentó que estaba muy satisfecho con la hospitalidad que se le ha brindado en este país, adonde llegó con algunos familiares que lo acompañarán en el momento final de su vida, cuando -comentó- le gustaría escuchar la Novena sinfonía de Beethoven. "Es mi propia decisión. Quiero poner fin a mi vida y estoy agradecido de que esto sea posible en Suiza", declaró ante decenas de periodistas.

El botanista señaló también que estaba perdiendo la vista y el oído, y que se alegraba de poder verse "aliviado" de todo ello. Según la organización Exit, el científico no es el primer australiano que pide ayuda al suicidio en Suiza desde que este servicio existe, pero los casos no son frecuentes debido a la duración y el coste del viaje. Al llegar a Suiza, este lunes, a Goodall lo consultaron dos médicos -uno de ellos psiquiatra-, quienes aprobaron el acto de asistencia en el suicidio.

El último gesto del científico será el de inyectarse él mismo un medicamento mortal, según se explicó. En 2016, Goodall acaparó la atención de los medios australianos cuando la universidad en la que trabajó como investigador asociado honorífico le ordenó que dejara su oficina por considerarlo un riesgo para su propia seguridad. Tras el recurso de Goodall, que contó con un gran apoyo de la opinión pública, la decisión fue revertida.