Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

dice no ser posible sin un acuerdo antes del 12 de abril

Bruselas enfría el plan de May de pedir una nueva prórroga corta al "brexit"

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, advirtió este miércoles de que extender el "brexit" hasta el próximo 22 de mayo, víspera de las elecciones europeas, no es posible si el Parlamento británico no aprueba antes del 12 de abril el acuerdo de salida que ya ha rechazado tres veces.

ondacero.es | EFE

En una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara en Bruselas, Juncker declaró que el 12 de abril es "la fecha límite definitiva" para la ratificación del acuerdo de salida cerrado en noviembre en la Cámara de los Comunes británica, fecha que coincide con el finaldel plazo del que dispone el Reino Unido para informar de si participará en las elecciones europeas.

"Si no se ha hecho para entonces, no será posible ninguna otra extensión. Tras el 12 de abril nos arriesgamos a poner en peligro las elecciones al Parlamento Europeo, y por tanto amenazamos el funcionamiento de la Unión Europea", sentenció Juncker.

Estas declaraciones reafirman la decisión que tomaron los jefes de Estado y de Gobierno de la UE a finales de marzo, cuando acordaron conceder al Reino Unido una extensión hasta el 22 de mayo en el caso de que los diputados británicos dieran su apoyo al acuerdo antes del 29 de marzo, una prórroga técnica para que el país hubiera tenido tiempo para aprobar la legislación necesaria para salir de la UE.

No obstante, una vez pasado ese plazo, la nueva fecha límite es el 12 de abril, cuando el Reino Unido se irá de la Unión Europea sin un acuerdo a no ser que el Gobierno británico manifieste su intención de quedarse más tiempo con un plan a largo plazo, como la convocatoria de comicios generales o de un segundo referéndum, en cuyo caso celebrarían las elecciones europeas.

Juncker abrió la puerta a que los Veintisiete se replanteen esta extensión técnica hasta el 22 de mayo si el Gobierno británico logra en los próximos días, antes del 12 de abril, una "mayoría viable", que previsiblemente implicaría un acuerdo con la oposición.

"Si el Reino Unido está en una posición de aprobar el acuerdo de salida con una mayoría viable para el 12 de abril, la UE en ese caso debería aceptar una extensión hasta el 22 de mayo", dijo Juncker.

No obstante, la decisión última de conceder una extensión corresponde a los Veintisiete, que se reunirán en una cumbre extraordinaria el 10 de abril para abordar este asunto.

La primera ministra británica, Theresa May, había anunciado este lunes que solicitaría una nueva prórroga tan corta "como sea posible" para tratar de acordar con la oposición una vía de salida de la Unión Europea que cuente con un respaldo mayoritario.

Las palabras de Juncker apuntan a que este acuerdo transpartidista debe llegar en los próximos días y, según dijeron el pasado viernes fuentes europeas, "con bastante antelación" respecto a la cumbre del 10 de abril para que los líderes de los Veintisiete sepan qué propuesta británica deben considerar al tomar su decisión sobre la extensión.

Juncker insistió en que la Unión Europea está preparada para añadir "un cierto grado de flexibilidad" a sus intenciones para la futura relación entre la UE y el Reino Unido, la llamada declaraciónpolítica, después de que en los últimos días haya ganado fuerza entre los diputados británicos la posibilidad de negociar con la Unión la entrada en una unión aduanera.

Sin embargo, afirmó que una salida sin acuerdo el próximo viernes "se ha convertido en un escenario cada vez más probable" y dijo que la UE está preparada para afrontar esta situación.

En este escenario, señaló Juncker, el Reino Unido seguiría teniendo que abordar lo que consideró los tres principales asuntos de la separación: los derechos de los ciudadanos, la factura de la separación y los compromisos financieros y la solución para la frontera entre Irlanda del Norte (territorio británico) y la República de Irlanda (país europeo).

"Un 'no acuerdo' no significa 'no compromisos'. Estos tres asuntos no van a desaparecer. Serán una condición estricta para reconstruir la confianza y para empezar a hablar del futuro", advirtió Juncker.

Los Veintisiete escucharán las "intenciones" de May el 10 de abril en su cumbre extraordinaria y tendrán entonces en sus manos la decisión -que debe ser tomada por unanimidad- de conceder o no una nueva prórroga al "brexit", sin la cual la salida sin acuerdo se producirá por defecto el próximo viernes 12 de abril.