Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

BRASIL

Brasil adopta nuevas medidas para controlar los incendios en la Amazonia

Las medidas del Gobierno de Brasil para frenar los incendios en la Amazonia continuaron este jueves con la prohibición del uso de fuego para preparar las tierras para la siembra, una decisión que se extenderá por un período de dos meses en el también conocido como pulmón del mundo.

EFE
 |  Madrid | 29/08/2019
Imagen de un incendio en el Amazonas

Imagen de un incendio en el Amazonas / EFE

Aunque la quema de los terrenos en la Amazonia está permitida bajo determinadas normas y es una práctica común en la agricultura, usada hasta por los indígenas, la medida busca evitar que estas acciones provoquen nuevos focos de incendio sin control, en momentos en que las autoridades empiezan a controlar las llamas declaradas desde hace unas tres semanas.

De acuerdo con el último informe oficial, con la llegada de refuerzos militares a las zonas más afectadas por los incendios, se ha registrado una reducción "considerable" de las llamas en la Amazonia.

Aunque no fueron presentados datos concretos sobre toda la región, los análisis realizados por el Centro Operativo y de Gestión del Sistema de Protección del Amazonas (Censipam), indicaron que los brotes de incendios más fuertes se dieron entre el 25 y el 26 de agosto en los estados de Rondonia, Amapá, Pará y Maranhao. Ya para el 26 y el 27 de agosto la situación había cambiado, especialmente en el estado de Rondonia, una de las regiones más afectadas por las llamas y donde los datos preliminares señalaron que los incendios habrían descendido de 400 a 24.

Según el Inpe, el 14 de agosto había 665 focos de incendios en Rondonia, pero el día 23 la cifra bajó a 446 y, el 28 de agosto, a 23. Este estado en la frontera con Bolivia fue el primero al que llegaron los refuerzos de las Fuerzas Armadas anunciados por el presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, el pasado viernes y que colaboran con bomberos y policías en la lucha contra los incendios.

En los alrededores de Porto Velho, la capital de Rondonia, las acciones para contener las llamas prosiguen en tierra, aunque con dificultades de acceso en algunos tramos para las autoridades, y las operaciones se han reforzado por aire con una mayor presencia de aviones que descargan miles de litros de agua sobre la selva en llamas. En la región, los incendios han dejado una densa capa de humo que, además de impedir la visibilidad, han obligado a algunos de sus habitantes a usar máscaras para poder respirar.

Pará, Amazonas y Rondonia son los tres estados de la Amazonia brasileña que han registrado el mayor número de incendios, los que más recibieron refuerzos militares y en donde han disminuido más rápidamente las llamas. No ha ocurrido lo mismo en Maranhao, el último estado en pedir la ayuda del Gobierno y en el que solo hasta hoy el Ejército comenzó a actuar contra el fuego. Allí los focos pasaron de 156 el sábado a 340 ayer.

Conforme a estudios de la organización no gubernamental Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (Ipam), de los 27.000 focos de incendio registrados en la Amazonia brasileña en lo que va de agosto, la mayoría están relacionados con la deforestación en la región, que alcanzó los 2.254,8 kilómetros cuadrados en julio, un volumen un 278 % superior al del mismo mes del año anterior.

Según Ane Alencar, directora de Ciencia del Ipam, el fuego no surge naturalmente en la Amazonia,"lo que hay son personas que practican quemas, que pueden agravarse y convertirse en incendios en temporada de sequías".

En Porto Velho la práctica de las quemas para preparar la tierra es muy común y los agricultores la consideran esenciales para las nuevas cosechas y para el mantenimiento de los animales "Si nosotros no sacamos todos los árboles y toda la vegetación, si no quemamos el terreno, no se produce nada. La cosecha no va adelante", afirmó la productora Shirley Machado, dueña de una hacienda situada a unos 80 kilómetros de Porto Velho.

Las acciones de fiscalización de las autoridades ambientales para controlar este tipo de quemas en la región Amazónica son persistentes y se han intensificado en los últimos días con el apoyo adicional enviado por el Gobierno. Este jueves fueron identificados por la policía tres presuntos responsables de los incendios que provocaron la quema de 5.000 hectáreas de selva en el área de la reserva ambiental Triunfo do Xingú, en Pará.

La región amazónica ha registrado más de la mitad de los 71.497 incendios forestales detectados en Brasil entre enero y agosto de este año, una cifra un 83 % superior al del mismo período de 2018, según el Inpe.