COVID

Alergia y coronavirus: por qué las personas con asma tienen menos riesgo de padecer Covid grave

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte pone el foco en la existencia de una citoquina que generan los pacientes con asma alérgica y que reduce la capacidad del virus para llegar a las vías respiratorias.

ondacero.es

Madrid | 02.04.2022 14:53

Fin de la mascarilla en exteriores: ¿Dónde sigue siendo obligatoria y cuándo se puede quitar?
Fin de la mascarilla en exteriores: ¿Dónde sigue siendo obligatoria y cuándo se puede quitar? | EFE

Un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) ha realizado un estudio que explica la progresión del covid y por qué algunos pacientes asmáticos tienen menos riesgo de sufrir una enfermedad grave.

Aunque la mayoría de los infectados con ómicron sufren síntomas leves, el virus es tan transmisible que aún se propaga profundamente en el tejido pulmonar para causar enfermedad grave.

Según esta investigación, la clave está en la citoquina IL-13 en la protección de las células contra la Covid, que ayuda a los pacientes con asma alérgica a defenderse mejor que la población general de sufrir una enfermedad pulmonar crónica. La cosa cambia si hablamos de pacientes con otras enfermedades, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o el enfisema, que sí tienen un riesgo alto de sufrir covid grave. "Sabíamos que tenía que haber una razón biomecánica por la que las personas con asma alérgica parecían estar más protegidas frente a la enfermedad grave", explica Camilla Ehre, autora principal de la investigación.

A medida que avanzaba la pandemia los epidemiólogos descubrieron que las personas con asma alérgica corrían menos riesgo de sufrir la enfermedad grave. "Se trata de pacientes con asma causada por alérgenos como el moho, el polen o la caspa", apunta Ehre.

Para realizar este estudio utilizaron cultivos de células respiratorias humanas infectadas por el SARS-CoV-2 y posteriormente utilizaron la microscopia electrónica para identificar un éxodo de virus desde las células ciliadas infectadas. Los estudios también revelaron que una proteína llamada MUC5AC se reducía en el interior de estas células porque las proteínas se secretaban para intentar atrapar los virus invasores, pero la carga viral seguía aumentando.

En la siguiente fase de la investigación, los científicos decidieron imitar las vías respiratorias asmáticas con IL-13. Los análisis revelaron que la citoquina regulaba los genes que controlan importantes procesos para la defensa inmunitaria de las vías respiratorias. Estos hallazgos indican que la IL-13 afectó de forma significativa a la entrada del virus en las células, a su replicación en el interior y a su propagación, limitando de esta forma la capacidad de que el virus se abra camino en las vías respiratorias.