CONFESÓ EL CRIMEN

El actor de 'Riverdale' Ryan Grantham, condenado a cadena perpetua por matar a su madre

Después del asesinato, el actor de la serie 'Riverdale' tenía planeado atentar contra el presidente de Canadá, Justin Trudeau.

ondacero.es

Madrid | 23.09.2022 12:48

Ryan Grantham, actor de 'Riverdale'
Ryan Grantham, actor de 'Riverdale' | Riverdale

El actor Ryan Grantham, conocido por su papel en la serie 'Riverdale', ha sido condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional durante los próximos 14 años, después de admitir que asesinó a su madre y que conspiró para matar también al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

A sus 24 años, Grantham se enteró de su condena en la Corte Suprema de Columbia Británica en Vancouver el pasado miércoles, una sentencia deliberada seis meses después de declararse culpable del asesinato de su madre.

Disparó a su madre mientras tocaba el piano

El suceso ocurrió en marzo de 2020, cuando el actor disparó en la nuca a su madre, Barbara Waite, de 64 años, mientras ella tocaba el piano.

Según explicaron los fiscales, después de asesinar a su madre, Grantham grabó un vídeo con una cámara GoPro en el que confesó el asesinato y mostró el cuerpo sin vida de Barbara Waite.

Tras matar a su madre, compró cerveza, marihuana y se puso a ver Netflix

Después, el actor compró cerveza y marihuana, experimentó con cócteles Molotov y vio Netflix, antes de cubrir el cuerpo de su madre con una sábana y acostarse, según su declaración a la policía.

Planeaba atentar contra el presidente canadiense

Al día siguiente, colocó velas alrededor del cuerpo de su madre y puso un rosario colgando del piano. Después, metió en su coche tres pistolas, municiones, cócteles molotov y demás objetos y condujo durante horas hacia Ottawa, a la residencia de Justin Trudeau, el primer ministro canadiense.

Finalmente, Grantham decidió evitar sus impulsos de atentar contra Trudeau o cometer un tiroteo masivo en la universidad donde estudiaba. Así, condujo hasta el Departamento de Policía de Vancouver y se entregó, diciéndole a un oficial: "Maté a mi madre".