Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

SE LLEVA LOS GALARDONES A MEJOR PELÍCULA, DIRECTOR Y ACTOR

"No habrá paz..." se lleva seis premios Goya

'No habrá paz para los malvados' confirma todas las quinielas y se convierte en la triunfadora de los Goya 2012. La película de Enrique Urbizu se ha hecho con seis galardones, incluidos los de mejor película, director, actor y mejor guión original. Elena Anaya y Jan Cornet ganan los Goyas 'gordos' de 'La piel que habito', que se conformó con cuatro. Les siguen 'Blackthorn. Sin destino' con cuatro, y 'La voz dormida' con tres.

Actualizado el 27/04/2015 a las 19:33 horas

A pesar de que 'La piel que habito' tiene de su parte el reconocimiento internacional [[LINK:INTERNO||||||con el BAFTA]] o la [[LINK:INTERNO||||||nominación al Globo de Oro]], y que además partía como favorita con 16 candidaturas, la gran triunfadora de la 26 edición de los Premios Goya ha sido el thriller 'No habrá paz para los malvados', con seis Goyas.

Así, y empezando por lo último de una gala que duró más de tres horas, 'No habrá paz para los malvados' se ha llevado los cabezones a mejor película, director para Enrique Urbizu, y mejor actor para José Coronado. Como [[LINK:INTERNO||||||en los Premios José María Forqué]], repitió "Rock and Roll" al recoger el premio, para después añadir: "Veinticinco años me ha costada ganar el Goya".

El suyo era el galardón más cantado de la noche, por mucho que Coronado se hartase de repetir a los medios que sus rivales, Antonio Banderas, Luis Tosar y Daniel Brühl, eran unos gigantes de la interpretación. Al final, los tres se quedaron sentados viendo cómo recogía el Goya. 'No habrá paz para los malvados' se llevó además los galardones al mejor guión original (también para Enrique Urbizu), mejor montaje y mejor sonido.

Sentadas aplaudiendo también se quedaron Salma Hayek, una de las [[LINK:INTERNO||||||estrellas internacionales que acudieron a la gala]], Imma Cuesta y Verónica Echegui, porque otro de los Goya que ya tenía nombre hacía tiempo era para Elena Anaya, protagonista de 'La piel que habito'. Partía como favorita con dieciséis nominaciones, pero se ha tenido que conformar con cuatro cabezones.

Y uno de ellos fue sorpresa. Según las quinielas, no le correspondía a Jan Cornet ganar el Goya al mejor actor revelación, sino a José Mota, protagonista de 'La Chispa de la vida', película de Alex de la Iglesia que se fue de vacío de la gala. Tampoco podía fallar el Goya para Alberto Iglesias.

El compositor ganó su décimo Goya con la música original de 'La piel que habito', y puede que el domingo que viene [[LINK:INTERNO||||||gane un Oscar por la de 'El Topo'.]] A la lista de Goyas para 'la piel que habito', solo queda sumar el de mejor maquillaje y peluquería.

SORPRESA PARA 'BLACKTHOR'
Por orden de número de Goyas, a pesar de que todos son en categorías técnicas, a 'No habrá paz para los malvados' y 'La piel que habito' les sigue el western de Mateo Gil 'Blackthorn, sin destino'. La película, de gran calidad y que pasó sin pena ni gloria por la taquilla española, ha ganado los premios a mejor vestuario, mejor dirección de producción, mejor dirección artística y mejor dirección de fotografía.

'La voz Dormida' de Benito Zambrano, es la siguiente con tres Goyas. Uno de ellos llevaba ya el nombre de una María León que recogió el premio tanto o más emocionada que cuando ganó [[LINK:INTERNO||||||la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián]]. Esta drama de posguerra consiguió también los galardones a mejor actriz de reparto para la veterana Ana Wagner y a la canción original ('Nana de la hierbabuena').

Con tres premios acabó igualmente la noche la propuesta de ciencia ficción 'Eva', de Kike Maíllo, quien se llevó el Goya al mejor director novel, demostrando que su película es más que una alarde técnico. Y para terminar por el primer premio que se entregó en la noche de la 26 edición de los Goya, además del premio a los mejores efectos especiales, Lluis Homar se coronó como mejor actor de reparto por su papel de mayordomo cibernético en la película.