Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN FEBRERO DE 2015

Zapata dice que se desvinculó del Patio Maravillas cuando iban a desalojar el inmueble

El concejal madrileño Guillermo Zapata ha dicho en el juicio por ocupar el inmueble conocido como Patio Maravillas que se desvinculó de este lugar cuando les comunicaron que les iban a desalojar en febrero de 2015, pero ha negado conocer otros dos requerimientos de desalojo anteriores de la propietaria.

EFE | Madrid
| 03/06/2016
Imagen del desalojo del Patio Maravillas

Imagen del desalojo del Patio Maravillas / @MMunera

"Cuando el abogado nos indica la orden de desalojo (febrero de 2015) dejo de participar", ha asegurado Zapata en la vista oral que se celebra en el Juzgado de lo Penal número 14 de Madrid contra él y tres activistas del colectivo Patio Maravillas, acusados de un delito de usurpación de inmueble, por el que se enfrentan a una pena de 1.800 euros de multa cada uno.

Ahora bien, ha negado tener conocimiento de las otros dos peticiones por vía notarial de la empresa propietaria: La primera vez en febrero de 2014 cuando se les dio un plazo de 10 días y luego el 15 de septiembre del mismo año cuando tuvieron un mes.

Fue ya en el tercer requerimiento que se produjo el 19 de febrero de 2015, ya por vía judicial, cuando Zapata ha dicho que fue alertado por su abogado y, por lo tanto, optó por dejar de participar en las actividades que allí se realizaban.

Zapata ha explicado que su función allí era organizar "talleres de guión" y ha negado ser miembro la "Asamblea del espacio polivalente autogestionado Patio Maravillas", aunque luego ha reconocido su firma en un documento de la asamblea entregado al juzgado.

Tras la denuncia en septiembre de 2014 de la propietaria, Zapata ha admitido que se personó en la causa porque "quería explicar delante de un juez qué tipo de actividades se hacían en el Patio Maravillas".

"Considerábamos que hacíamos una defensa política del espacio", ha añadido.