Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CREE QUE SON UN "PELIGRO" PARA LOS ESPAÑOLES

Vox presenta una proposición de ley para ilegalizar a ERC, JxCat, Bildu, la CUP y cualquier partido independentista

Santiago Abascal ha anunciado que la formación verde pretende ilegalizar "todos los partidos que busquen destruir la unidad y la soberanía de España". El dirigente de Vox plantea una reforma legislativa con "límites claros" para que las formaciones políticas no sean un "peligro para la convivencia entre españoles".

Europa Press
 |  Madrid | 20/01/2020
El líder de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados

El líder de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados / EFE

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha registrado en el Congreso una reforma de la vigente Ley de Partidos Políticos para ilegalizar a todas las formaciones separatistas y a las que promovieron el proceso independentista catalán de 2017, lo que incluye a Esquerra (ERC), Junts per Catalunya (JxCat), la CUP y EH Bildu, entre otros.

Según ha explicado en rueda de prensa en el Congreso, lo que pretenden es ilegalizar "a todos los partidos que busquen destruir la unidad y la soberanía de España", y si el PNV o el BNG también pretenden ese objetivo, se verán afectados igualmente por su reforma.

Abascal ha denunciado que en la actualidad existen partidos que expresan en sus estatutos su voluntad de "romper España" y el orden constitucional, partidos que han incitado "a la violencia, a la desobediencia de los tribunales, al incumplimiento de las leyes, al abuso de poder" y partidos que han "justificado" el terrorismo.

Frente a esto, Vox lo que plantea es una reforma legislativa que ponga "límites claros" para que las formaciones políticas sean herramientas de participación política y una expresión de pluralismo, pero no "un peligro para la unidad y la convivencia entre españoles", como a su juicio ocurre con algunos en la actualidad.

En concreto, con su proposición, Vox quiere ilegalizar a aquellos partidos que se nieguen a incluir expresamente en sus estatutos el acatamiento de la Constitución de 1978, que justifiquen la violencia como "método de acción política", que ataquen las libertades y los derechos fundamentales, que apoyen organizaciones terroristas o vinculadas a la destrucción de la unidad de España o que promuevan referendos o leyes contra la soberanía.

Pero, además, los de Santiago Abascal también incluyen en su iniciativa que aquellas formaciones políticas que han incumplido "esas bases mínimas" tengan que devolver los fondos públicos recibidos.

Durante su comparecencia, a Abascal se le ha preguntado qué partidos podrían verse directamente afectados con su proposición, y sólo se ha referido a ERC, Junts o el BNG, aunque posteriormente ha añadido que "va de calle" que este listado también se encuentra Bildu y la CUP.

Tampoco ha descartado al PNV porque, según ha dicho, los nacionalistas vascos cambian "en función de su conveniencia". No son pocas las veces que desde Vox han advertido de su intención de ilegalizar al PNV o al "partido recogenueces", como le denominan.