Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Delito de odio

La Fiscalía pide 25 años para Rodrigo Lanza por un asesinato de odio con ensañamiento

Llevar unos tirantes con la bandera de España le costó la vida tras una discusión en un bar hace dos años. Desde hoy, se juzga en Zaragoza el crimen de Victor Laínez por el que se sienta en el banquillo Rodrigo Lanza. La Fiscalía pide para el acusado 25 años de cárcel por un asesinato de odio con ensañamiento y alevosía.

Agencias | ondacero.es

Está por ver si prospera la recusación presentada por la defensa contra varios de sus miembros por retuitear noticias del caso. Esta pide la absolución por exhimente por trastorno mental transitorio y legítima defensa. Dice que actuó bajo los efectos del alcohol y en situación de miedo insuperable.

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Efe, el fiscal entiende que Rodrigo Lanza, nieto del almirante golpista chileno Sergio Huidobro, actuó por motivos ideológicos, con un ataque por sorpresa que no dio ninguna oportunidad de defensa a su víctima.

Los hechos, que serán enjuiciados por un jurado popular, tuvieron lugar sobre las 03.00 horas de la madrugada del 8 de diciembre de 2017 en el bar Tocadiscos de la capital aragonesa, donde la víctima tomaba una consumición.

Rodrigo Lanza, instantes después de entrar en compañía de otras tres personas, se acercó a Laínez y tras observar sus tirantes le llamó "facha" y "fascista" y le dijo que "ése era un bar antifascista, que no querían nazis en ese barrio y que no era bienvenido", relata el fiscal.

Tras el incidente, la víctima siguió al acusado en dirección a la salida y mantuvo una breve discusión con él, antes de darse la vuelta para dirigirse al lugar donde estaba tomando su consumición.

Cuando ya había recorrido la mitad del local, Lanza volvió a entrar repentinamente y acometió por la espalda a su víctima, que cayó al suelo inconsciente después de recibir un fuerte golpe en la cabeza.

Según el fiscal, una vez en el suelo, el procesado le dio una patada en la cara y se colocó encima de su víctima para darle numerosos puñetazos en la cabeza.

Víctor Laínez quedó tendido en el suelo sangrando de forma abundante por oídos, boca y parte posterior de la cabeza, y fue trasladado a la UCI del Hospital Clínico de Zaragoza, donde falleció cuatro días después a causa de los golpes sufridos.

El fiscal tipifica los hechos como un delito de asesinato con la agravante de comisión por motivos ideológicos, y solicita una condena para el acusado de 25 años de cárcel, así como una indemnización de 150.000 euros a la familia de víctima y de 5.600 al Salud por los gastos generados.