Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ENTREVISTA EN ESPEJO PÚBLICO

Sánchez, sobre si negociaría la moción de censura con Podemos en caso de ganar las primarias: "En política no hay que descartar nada"

A pocas horas de conocer el resultado de la recogida de avales para presentar su candidatura a las primarias socialistas, Pedro Sánchez se muestra optimista pese a que no descarta que Susana Díaz gane la primera batalla. El exsecretario general del PSOE ha indicado además que podría negociar la "letra pequeña" de la moción de censura contra Rajoy presentada por Unidos Podemos, no lo descarta porque cree que el PP no puede estar al frente del Gobierno dada la "profundidad de los casos de corrupción" que le están afectando.

Las primarias para elegir al próximo secretario general del PSOE llegan a un momento clave, con la entrega en Ferraz de los avales recogidos por los todavía precandidatos Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López, lo que puede dar una idea de las posibilidades de ganar que tiene cada uno.

El que ya ocupara la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez, dice estar muy "ilusionado y abrumado por el apoyo" que está recibiendo de muchos afiliados y votantes y con un "moderado y razonable" optimismo porque cree que el "21 de mayo podemos dar la sorpresa".

Preguntado sobre los posibles resultados que se conocerán este juves, Sánchez insiste en que "lo importante es el 21 de mayo" y asegura que si Susana Díaz ganara en avales este miércoles, sería "lógico", explica.

Sánchez matiza que hay diferencias entre las primarias y la recogida de avales y cree que la decisión de su partido de abstenerse para permitir un Gobierno de Mariano Rajoy "nos cambió a todos, a los afiliados y a los votantes" e insiste en que "tanto los votantes como los militantes quieren lo mismo: un PSOE a la izquierda".

"En el caso de Susana Díaz veo un ejercicio de nostalgia y no un canto al futuro"

Preguntado sobre el momento en el que el entorno de Pedro Sánchez dudó de la recogida de avales, el exsecretario general del PSOE dice que siempre ha criticado "que se empiece un proceso electoral con el censo abierto", pero indica que no cuestiona el proceso porque "el procedimiento tiene que ser lo más transparente posible" con el fin de "reconstruir la unidad más importante que es la quebrada entre los afiliados y la dirigencia", una unidad que según Sánchez se quebró con "la abstención a Mariano Rajoy".

En cuanto a la parte de culpa que pudiera tener Sánchez por lo ocurrido en el Comité Federal del PSOE, el candidato a las primarias socialistas reconoce sus fallos y asegura que su principal error fue "no conseguir el proceso de investidura", además de "haber convocado el congreso mucho antes para haber resuelto la crisis de liderazgo que emergió después de las elecciones del 20 de diciembre".

De la crisis que originó aquel Comité Federal, Sánchez ha explicado que ofreció a la presidenta de la Junta de Andalucía trabajar juntos, algo que Díaz rechazó. Sánchez responde que "lo pasado pasado está" y subraya que si su proyecto resulta ganador, volverá a contar con Susana Díaz.

A lo largo de toda la entrevista, Pedro Sánchez ha insistido la necesidad de regenerar el partido y asegura que el PSOE "no renunció a vertebrar el cambio político en España". Explica que su partido "sorteó una amenaza real: la del 'sorpasso' y el liderazgo de la izquierda", una cuestión que según Sánchez quedó zanjada en las elecciones del 26 de junio, en las que se vio que "el PSOE seguía siendo el líder de la izquierda".

Sin embargo, el exsecretario socialista cree que "desgraciadamente el 1 de octubre, Susana y quienes la apoyaron volvieron a poner encima de la mesa cuál es el liderazgo de la izquierda" al apostar por la abstención en la investidura de Mariano Rajoy.

El exsecretario general del PSOE ha afirmado que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, "tiene el don de la inoportunidad" y está "metiendo el dedo el ojo a su principal potencial aliado", que es el PSOE, anunciando una moción de censura sin negociarla previamente.

Sin embargo, ha evitado rechazarla de plano afirmando que "en política no hay que descartar nada". "Las mociones de censura hay que ganarlas antes de anunciarlas", le ha dicho a Iglesias, y ha opinado que no puede presentarse una moción sin negociarla previamente en un escenario en que las "fuerzas del cambio" no se entendieron apenas hace un año y tampoco hubo unidad entre las fuerzas de izquierda.

"Iglesias debe entender que su adversario no es el PSOE"

No obstante, mientras la Gestora del PSOE acusa a Podemos de intentar influir en las primarias socialistas, Sánchez ha opinado que "los militantes son demasiado libres" y las acciones de Iglesias no tendrán "ninguna incidencia" porque los socialistas ya le tienen "calado".

Sin embargo, sí está de acuerdo con el presidente de la Gestora, Javier Fernández, en que Podemos y el PSOE deberían tener una "relación mucho más normal". De hecho, preguntado por la manifestación anunciada por Podemos para el 20 de mayo, un día antes de las primarias socialistas, ha dicho que Podemos tiene que entender que su adversario no es el PSOE sino la pobreza y la precariedad.