estaba condenado a 115 años por la Audiencia Nacional

Queda en libertad el jefe etarra 'Josu de Mondragón' tras cumplir casi 30 años de cárcel

El histórico miembro de ETA Josu Arkauz Arana fue detenido el 18 de marzo de 1991 en Bayona (Francia) y estaba condenado a 115 años por la Audiencia Nacional.

Europa Press | ondacero.es

Madrid | 23.11.2020 14:17

Vista de la cárcel de Zuera en Zaragoza
Vista de la cárcel de Zuera en Zaragoza | EFE

El preso de ETA Josu Arkauz Arana, alias 'Josu de Mondragon' ha quedado en libertad tras pasar 29 años y ocho meses en prisión

El histórico miembro de ETA Josu Arkauz Arana fue detenido el 18 de marzo de 1991 en Bayona (Francia) y estaba condenado a 115 años por la Audiencia Nacional. Josu Arkauz era el hombre de confianza de los responsables del aparato militar José Javier Zabaleta Elosegi y 'Pakito', ex número uno de la banda y, posteriormente, crítico con ETA, con el que coincidió en la cárcel de Zuera en Zaragoza. Arkauz fue también máximo responsable de la coordinación de los 'comandos' de la banda terrorista.

Josu Arkauz fue condenado, entre otros, a 45 años por la comisión de tres delitos frustrados de lesiones terroristas relacionados con el envío, en abril de 1989, de tres paquetes-bomba que pudieron ser desactivados y habían sido destinados al ex delegado del Gobierno en el País Vasco y exgobernador civil de Guipúzcoa, Julen Elgorriaga; al exministro de Interior y de Transporte y Comunicaciones, José Barrionuevo, y al funcionario de prisiones, Antonio Sánchez Sobrino.

También fue condenado a 33 años por los delitos de atentado y estragos, al considerar acreditado que proporcionó al "comando Ipar Haizea" las granadas que se utilizaron para atentar contra las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía del barrio de Aldapeta de San Sebastián, en 1990. Asimismo, se le consideró autor del envío, en abril de 1989, de una carta-bomba a un policía nacional de Irún (Guipúzcoa) que, por error, recogió un vecino y otra al entonces ministro de Justicia, Enrique Múgica, que fue desactivada por las Fuerzas de Seguridad.

A mediados del pasado mes de octubre, Arkauz Arana fue acercado desde la prisión de Murcia a la cárcel de Valladolid, donde, a su salida, le han aguardado familiares que le han entregado una bandera en la que se reclama el acercamiento de presos.