Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

no ha sido utilizado aún en ninguna ocasión

La Policía traslada a Barcelona el camión lanza agua para como dotación antidisturbios

El camión lanza agua de la Policía Nacional conocido como 'botijo' , lanza chorros a presión para dispersar los disturbios y nunca ha sido utilizado desde su adquisición.

Europa Press
 |  Madrid | 17/10/2019
Camión botijo

Camión botijo / Centímetros Cúbicos

La Policía Nacional cuenta ya con el camión lanza agua de la Unidad de Intervención Policial (UIP) por si tiene que utilizarlo como dotación antidisturbios para hacer frente a los numerosos incidentes violentos que se están sucediendo desde que el lunes se hizo pública la sentencia del 'procés', han informado fuentes policiales.

El camión no ha sido utilizado aún en los tres días sucesivos de graves altercados, los últimos la noche del miércoles en Barcelona con el lanzamiento de cócteles molotov, ácido y material pirotécnico contra el helicóptero de los Mossos d'Esquadra. También se están produciendo asedios a infraestructuras críticas como el aeropuerto de El Prat y contra edificios públicos y cuarteles de la Guardia Civil.

El vehículo -comprado en abril de 2014- no ha sido utilizado aún en ninguna ocasión y se encuentra en la actualidad en el Puerto de Barcelona, según confirman las citadas fuentes.

Entre los expertos policiales en seguridad ciudadana existen dudas sobre la utilidad de este tipo de camiones lanza agua, ya que, entre otras cuestiones, se requiere un gran número de agentes para respaldar su despliegue.

Los Mossos d'Esquadra movilizaron este miércoles su camión equipado con un cañón de agua antidisturbios por si era necesario utilizarlo en las manifestaciones iniciadas contra la Consejería de Interior.

El cañón de agua de los Mossos lanza chorros a presión para dispersar los disturbios, alcanza una distancia de unos 60 metros y tiene capacidad para 3.500 litros. El cuerpo policial nunca ha utilizado el vehículo, que fue comprado en 1994 y tiene 6,63 metros de largo, por 3,1 de alto y 2,4 de ancho.