Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Ambos han pactado el traspaso al País Vasco

Los gobiernos central y vasco firman el traspaso de la AP-68

Los gobiernos central y vasco han cerrado un acuerdo para el traspaso a Euskadi de la autopista AP-68, una de las cuatro transferencias que ambas delegaciones están negociando, y que se traducirá en que el País Vasco descontará alrededor de dos millones de euros del Cupo que paga cada año al Estado.

ondacero.es
 Madrid | 16/04/2019

El acuerdo ha llegado después de que las ponencias técnicas de ambos gobiernos hayan acordado tanto la valoración jurídica como la económica, en la que se "respeta el modelo pactado de Concierto Económico y Cupo", han explicado fuentes del Departamento de Gobernanza Pública y Autogobierno del Ejecutivo vasco.

La valoración económica había sido precisamente uno de los principales escollos en la negociación. Finalmente se ha pactado aplicar el Concierto, modelo que establece el dinero que Euskadi debe aportar a las arcas comunes por las inversiones que el Estado hace en esta comunidad autónoma. Esa cantidad está fijada en el 6,24 %.

Como el Estado destina anualmente 31 millones de euros a las carreteras de peaje y en Euskadi únicamente es titular de la AP-68, el Gobierno Vasco podrá descontar del Cupo los 2 millones de euros que corresponden a ese 6,24 %, han explicado las mismas fuentes.

Tras darse a conocer este acuerdo el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha comparecido ante los medios de comunicación en la sede de la Presidencia vasca y ha destacado: "Hoy estamos más cerca de uno de los principales compromisos y objetivos del Gobierno Vasco que es conseguir el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika".

"El acuerdo reconoce y refuerza además el modelo histórico de relación pactada y bilateral del Concierto", ha incidido.

La transferencia de la AP-68 supone el traspaso a Euskadi de la titularidad, funciones y servicios de 77,5 kilómetros de esta vía, desde el punto kilométrico cero (Bilbao) hasta que la vía abandona Euskadi por Burgos tras atravesar Bizkaia y Álava. La concesión la tiene Abertis hasta el año 2026 y la autopista será de pago hasta esa fecha.

Con este traspaso el Ejecutivo autonómico asumirá la posición que ahora tiene el central en la concesión, aunque posteriormente traspasará la competencia a las diputaciones alavesa y vizcaína, que son las instituciones competentes en materia de carreteras. Esta transferencia supondrá además que el 100 % de las carreteras que pasan por Euskadi serán de titularidad vasca.

Erkoreka ha explicado que serán ambas instituciones forales las que decidan las condiciones del peaje para los usuarios, y determinarán si se mantiene como hasta ahora o se buscar fórmulas para reducir estos pagos a través de bonificaciones.

La materialización oficial de esta transferencia se hará este martes en la Comisión Mixta de Transferencias, que se reunirá por videoconferencia. La delegación de Euskadi estará en la sede del Gobierno Vasco en Vitoria, encabezada por los consejeros de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka; de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, y de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia.

El Ejecutivo autonómico ha explicado que desde la tarde del pasado jueves los dos ejecutivos "han intensificado las negociaciones", que se han prolongado a lo largo de todo el fin de semana y que finalmente han fructificado este lunes.

Ambos gobiernos se han comprometido a continuar trabajando en el resto de transferencias pendientes (relativas a la jubilación ordinaria de los trabajadores afectados por un ERE, la legislación sobre productos farmacéuticos y el seguro escolar) hasta la consecución de un acuerdo que satisfaga a las dos partes.

Al respecto, Erkoreka ha reconocido que aún hay diferencias entre ambas partes en relación a estas tres transferencias "de dimensión económica y presupuestaria", aunque ha dejado claro que existe una voluntad compartida para llegar a un acuerdo y las conversaciones están "muy avanzadas".

Los dos ejecutivos trataron de cerrar un acuerdo sobre este bloque de cuatro traspasos antes del inicio de la campaña electoral, algo que no fue posible a pesar de que en las horas anteriores se intensificaron los contactos.

Finalmente las conversaciones han dado sus frutos en el caso de la AP-68, de manera que se ha llegado a un acuerdo antes de los comicios del 28 de abril, cuando el Gobierno central entrará en funciones y su capacidad decisoria se verá limitada.