SIN ACUERDO PARA RENOVAR EL CONSEJO

Lesmes inicia el proceso para su dimisión y la próxima semana explicará su sustitución al frente del CGPJ y el Supremo

Carlos Lesmes ha encargado un informe al Gabinete Técnico del Consejo que concluye que sus funciones las desempeñaría Francisco Marín Castán, el presidente de Sala más antiguo.

ondacero.es

Madrid | 23.09.2022 13:12

Imagen de archivo del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ante el rey Felipe, en el acto de apertura del Año Judicial el pasado 7 de septiembre.
Imagen de archivo del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ante el rey Felipe, en el acto de apertura del Año Judicial el pasado 7 de septiembre. | EFE/ J.J Guillén/POOL

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Supremo, Carlos Lesmes, prepara su posible dimisión con un informe sobre su eventual sustitución en ambas instituciones, del que dará cuenta la próxima semana tanto a la Sala de Gobierno del alto tribunal como a los vocales del órgano de gobierno de los jueces.

El Consejo se adentra así en una semana crucial con varios frentes abiertos, con las negociaciones en punto muerto para designar a los dos magistrados del Constitucional y la posible dimisión de Lesmes, justo la semana en que el comisario de Justicia de la CE, Didier Reynders, visita España para mediar en la renovación del CGPJ.

En su discurso de apertura del Año Judicial, el pasado día 7, Lesmes amenazó con dimitir si PP y PSOE no se sentaban a negociar de una vez por todas la renovación del Consejo, o le devuelven sus competencias para que pueda abordar los nombramientos de órganos judiciales que no puede realizar al encontrarse en funciones.

Ahora bien, en todo caso la dimisión de Lesmes no apunta a esta próxima semana toda vez que él mismo está implicado personalmente en la renovación de los dos magistrados el Constitucional. Su plan pasa por irse siempre y cuando las negociaciones hayan culminado o estén encarriladas, lo que a día de hoy no es el caso.

Consciente de que no habrá acuerdo entre conservadores y progresistas para los nombramientos en el pleno ordinario del día 29, Lesmes prevé convocar un pleno extraordinario 3 de octubre como un ultimátum para forzar un acuerdo y ya después dimitir.

Esto es así porque fuentes jurídicas consultadas por Efe aseguran que él no puede presentarse ante el rey el 12 de octubre, Día de Hispanidad, tras el órdago lanzado en su discurso de apertura del año judicial en presencia de Felipe VI, porque su dimisión no está vinculada al acuerdo para renovar el TC sino a la renovación del Consejo, de la que no hay novedades.

El primer paso hacia su dimisión efectiva fue encargar al Gabinete Técnico del órgano de gobierno de los jueces que examinara los mecanismos de sustitución en la presidencia del Supremo y del CGPJ y que al estar el Consejo en funciones, no puede elegirse a un nuevo presidente.

Dicho informe, hecho público este viernes, destaca la titularidad conjunta e indisociable de la presidencia de ambas instituciones, es decir, no está previsto por ley que haya un presidente del Supremo y otro del Consejo, ha de ser el mismo.

Así las cosas, el sustituto natural es el vicepresidente del Tribunal Supremo, como así lo garantiza una sentencia del Constitucional que dice que "ninguna vulneración de la Constitución es de apreciar en que el legislador haya dispuesto que la sustitución del presidente del Tribunal Supremo por el vicepresidente del mismo lo será, cuando proceda, no solo para el Tribunal Supremo, sino también para el Consejo".

Pero resulta que el vicepresidente Ángel Juanes dejó el cargo en 2019 por jubilación y desde entonces el puesto ha sido cubierto interinamente por el presidente de Sala del Supremo más antiguo, actualmente Francisco Marín Castán, lo que supone que ejerce en funciones todas las prerrogativas del cargo, incluida la sustitución en la presidencia de ambas instituciones.

Al respecto, el informe señala que en caso de que Lesmes dimita, la sustitución será de manera automática, sin necesidad de acto o acuerdo alguno tal y como establece la Ley Orgánica del Poder Judicial.