Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

A Burgos y a Galicia

Interior acerca a cuatro etarras y dos GRAPO, entre ellos a Silva Sande

Instituciones Penitenciarias ha ordenado el traslado de cárcel de cuatro presos relacionados con ETA y otros dos con los GRAPO, entre ellos Fernando Silva Sande, todos ellos internos en diversos centros por delitos de terrorismo, aunque se han desvinculado ya de sus respectivas organizaciones.

EFE | Madrid | 26/11/2018

Exterior de la prisión de Soto del Real (Madrid)

Exterior de la prisión de Soto del Real (Madrid) / EFE

Silva Sande y Jesús Merino del Viejo son los antiguos miembros de la banda terrorista GRAPO que serán trasladados de la cárcel madrileña de Soto del Real a la de Teixeiro, en A Coruña, el primero, y de la de Aranjuez al Centro de Inserción Social (CIS) Victoria Kent, el segundo.

Sande fue el coordinador de los comandos GRAPO en España (Grupos de Resistencia Antifascistas Primero de Octubre) y fue condenado, entre otros delitos, por el secuestro del empresario Publio Cordón y por varios asesinatos.

Por otro lado, Mikel Orbegordo, Francisco Javier Chimeno, Igor González Sola y Jorge Fraile Iturralde son los presos etarras que cumplen condena por delitos de integración en organización terrorista, intentos de asesinato, tenencia de explosivos o colaboración con banda armada.

Chimeno, condenado a 30 años por intentos de asesinato y tenencia de explosivos, que se ha comprometido a no volver a utilizar la violencia, será trasladado del centro penitenciario Alicante II a la prisión de Burgos.

Fraile Iturralde, que fue condenado a 25 años por colaboración con banda armada, tenencia de explosivos, estragos y daños, ya cumplió las tres cuartas partes de su condena en enero de 2017 y será trasladado de la cárcel de Badajoz a la presión de El Dueso, en Cantabria.

Por su parte, González Sola, que cumple condena de 20 años por los delitos de colaboración con banda armada, depósito de armas y falsificación de documento oficial, terminará de cumplir condena en la cárcel de Soria, a la que es trasladado desde la de Valdemoro.

El último de los presos relacionados con ETA, Mikel Orbegordo, que cumplió ya las tres cuartas partes de su condena de 12 años y 26 meses por organización terrorista, tenencia ilícita de armas, falsificación de documento público y resistencia a la autoridad, será acercado desde la cárcel de Badajoz a la de Valladolid.