Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En una entrevista

Iglesias niega que salga dañado de la consulta sobre su chalé y evita la autocrítica: "No tengo nada de que arrepentirme"

Iglesias afirma que "no tengo nada de que arrepentirme". Sobre sus declaraciones de que consideraba peligrosos los políticos que se aíslan en chalés, ha dicho que decía "la pura verdad", pero que ahora su vida se ha vuelto "complicada" y no quiere que sus hijos se vean afectados por su exposición pública.

EFE | Madrid
| 28/05/2018
Pablo Iglesias

Pablo Iglesias / EFE

El secretario general de Podemos ha reivindicado el "notable" apoyo del 68% que le han dado las bases del partido en la consulta sobre la continuidad en el liderazgo, tras la polémica compra de su chalé, y ha negado que salga dañado por el 31% de los inscritos que han pedido su dimisión.

"No tengo nada de que arrepentirme", ha enfatizado Iglesias en una entrevista radiofónica, recogida por Europa Press, en la que ha evitado hacer autocrítica respecto a ese porcentaje de rechazo, y ha asegurado que el "dato objetivo" es que "no hay ningún dirigente político en España que tenga" el apoyo que tiene él de sus bases.

Aunque ha reconocido que le hubiera gustado obtener "un apoyo más amplio", y ha asegurado que va a tomar "nota" de ese 31% que pide su dimisión", Iglesias ha explicado que la lección que saca de este episodio es que en Podemos tienen que ser "más prudentes y ser conscientes de que decisiones que son legítimas pueden servir al adversario" para hacerles daño.

"He aprendido cosas en estos días, como que las reglas del juego de la política tienen una excepción que se llama Podemos. Con nosotros no se actúa igual que con el resto. Eso forma parte de las reglas de nuestro juego", ha criticado el líder del partido morado, que puso su cargo a disposición de las bases en una consultas tras las fuertes críticas internas que existían por parte simpatizantes y sectores como los anticapitalistas, por comprarse una chalé en la sierra madrileña de más de 600.000 euros.

"Se equivocaron" los críticos con la consulta

A este respecto, Iglesias ha señalado que las personas que decían que no tenía sentido convocar la consulta "se equivocaron" porque ha sido "la más participada" de las que ha celebrado Podemos y, además, él y su pareja y portavoz parlamentaria, Irene Montero, cuya dimisión también estaba en juego, han recibido "un porcentaje notable de apoyo" que les "obliga a seguir con toda la ilusión".

"Creo que actuamos como nunca ha actuado otro dirigente político en nuestro país, no escondiéndonos, no atrincherándonos en nuestro cargo, sino dando la cara y poniendo las responsabilidades para las que fuimos elegidos a disposición de las bases, y creo que la respuesta de las bases ha sido contundente en dos direcciones", ha destacado, antes de señalar, por un lado, la alta participación, y por otro, el 68 por ciento de los apoyos recibidos.

En esta línea, Iglesias ha defendido que no se arrepiente ni de esta decisión ni de haber dicho en el pasado que le gustaría seguir viviendo en Vallecas porque consideraba peligroso los políticos que se aíslan en chalés. A este respecto, el líder 'morado' ha argumentado que en aquel entonces decía la "pura verdad" pero que ahora su vida se ha vuelto "complicada" y no quiere que sus hijos se vean afectados por el grado de exposición pública que sufre.

Por todo ello, Iglesias cree que no sale dañado de esta consulta, en la que ha recibido menos votos que cuando revalidó la Secretaría General de Podemos en la Asamblea de Vistalegre II. "Creo que todo lo contrario. A partir de ahora, cada vez que algún dirigente político vea cuestionada su credibilidad, en la mente de todos los españoles va a estar el mecanismo revocatorio", ha asegurado, al tiempo que ha añadido que Podemos ya logró "imponer las primarias en España" y, ahora, los mecanismos revocatorios.