Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

para evitar una debacle electoral

Iglesias accede a negociar con Errejón tras la presión de los barones de Podemos

La presión de los líderes territoriales ha llevado a Pablo Iglesias a asumir que para evitar una debacle electoral tiene que negociar con Íñigo Errejón y su plataforma Más Madrid, pero en su plan no entra hacerlo ahora, sino después de construir su propia candidatura de Unidos Podemos.

efe | Madrid | 30/01/2019

Errejón, en el Congreso, junto a Irene Montero, Alberto Garzón y Pablo Iglesias.

Errejón, en el Congreso, junto a Irene Montero, Alberto Garzón y Pablo Iglesias. / EFE

Poco más ha avanzado la reunión que el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos ha celebrado este miércoles en un intento de zanjar la grave crisis interna provocada por la decisión de Errejón de ir a las elecciones con la marca de Manuela Carmena.

Ha servido, eso sí, para constatar la opinión general de sus 'barones' autonómicos de que hay que "pasar pantalla" y ponerse de acuerdo con el exnúmero dos del partido, pero sin ir más allá porque no se ha tomado ninguna decisión ni se han concretado las fórmulas para confluir con Errejón.

Según el líder de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, ha sido un debate rico, plural, en el que se han escuchado todas las voces y en el que ha habido coincidencia total en que las decisiones sobre la negociación con Errejón deben adoptarse ahora en la Comunidad de Madrid, sin interferencias.

No era un día para tomar decisiones concretas que tendrán que adoptarse más adelante, sino para debatir, ha dicho al finalizar la reunión.

Una cumbre en la que no han estado ni Pablo Iglesias ni Íñigo Errejón. El primero porque ha alegado que se encuentra de permiso de paternidad y ha optado por intervenir por teléfono, y el segundo, porque ha entendido que había sido "vetado" después de que Irene Montero le emplazara a no asistir y ha preferido no dar pie a más confrontación.

Iglesias, en cualquier caso, ha aprovechado su intervención telefónica para abroncar a los compañeros del sector "errejonista" que quieren sumarse a la marca de Carmena, a quienes acusa de no respetar las decisiones de Podemos y actuar por la vía de los hechos consumados.

Para qué sirve tener debates en el Consejo Ciudadano Estatal si hay compañeros que luego no respetan las decisiones de la formación, se ha preguntado según fuentes asistentes al encuentro.

Reproches que llegaban después de otros que lanzaba en una carta a sus dirigentes y militantes, en la que admite que "Íñigo, a pesar de todo, no es un traidor", pero vuelve a situarle fuera de Podemos.

Le acusa de "hacer las cosas en secreto, por sorpresa y sin contar con los espacios colectivos", lo que ve incompatible con formar parte de Podemos.

"Con todo, es legítimo que, por la vía de los hechos consumados, haya compañeros que abandonen nuestra formación. Hay que asumirlo con naturalidad y madurez", ha repetido.

Junto a eso, ha lanzado un aviso: "Mientras una Asamblea Ciudadana no decida nuestra autodisolución o nuestro fin como referente electoral, en Podemos las decisiones las toman los inscritos y los espacios colectivos".

Ese era su mensaje antes de escuchar a sus secretarios generales autonómicos, que han apelado a negociar y ponerse de acuerdo con Errejón para evitar una fractura que consideran haría más daño el partido.

Así lo han defendido la mayoría de los líderes territoriales, 'pablistas' y 'errejonistas', que firmaron la "Declaración de Toledo" pidiendo "cooperar y no competir".

También el líder de Podemos en Aragón, Nacho Escartín, ha dejado claro después ante los periodistas que "nadie puede pensar un espacio del cambio ganador en Madrid sin contar con Carmena y Errejón".

En conclusión, que tienen claro que hay que dialogar, pero no concretan cómo.

Ha sido la portavoz en el Congreso, Irene Montero, quien ha reiterado ante el Consejo Ciudadano Estatal cuál es su hoja de ruta: abrir ese proceso para construir una candidatura de unidad con IU y otras fuerzas, pasando por primarias, y después negociar con el "partido de Errejón".

Al término de la reunión, la portavoz adjunta, Ione Belarra, ha explicado que han coincidido en buscar una candidatura que refleje "la máxima unidad posible" y que tiene que ser la organización madrileña "con todo el apoyo estatal" la que debe resolver esta situación construyendo una candidatura propia.

Jorge Moruno, uno de los más estrechos colaboradores de Errejón, se ha mostrado satisfecho por el debate "tan enriquecedor" que han tenido, algo que ha puesto en valor al señalar que hacía tiempo que no tenían una discusión de este nivel.

"Hay que desdramatizar", ha subrayado tras asegurar que la dirección del partido sigue reflexionando sobre qué camino emprender en esta situación. "Y hay que darle tiempo", ha apuntado.

Otro de los dirigentes del núcleo duro de Iglesias, Rafael Mayoral, ha dejado claro que Podemos será el que marque "el rumbo" respecto a una candidatura propia en la comunidad de Madrid, como se ha hecho siempre.

Y en el otro lado, el sector 'errejonista' no da ni un paso atrás.

"En Mayo Más Madrid o más Gürtel, eso lo que va a haber", sentenciaba Moruno, tras invitar a Podemos a unirse. "Bienvenidos sean", enfatizaba.