Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

DOS PERSONAS HAN SIDO DETENIDAS

Hallan 22 caballos y 4 perros desnutridos, enfermos y abandonados en una finca de Málaga

Entre los equinos se localizó un poni que tuvo que ser sacrificado, ya que tenía una lesión incurable en una de sus patas que le provocaba un sufrimiento continuo. Además, se encontraron dos yeguas en un estado de salud crítico y cuatro perros con delgadez extrema que estaban cercados por los escombros.

EFE | Madrid | 08/05/2016

Uno de los caballos desnutridos encontrados en Málaga |

Uno de los caballos desnutridos encontrados en Málaga | / Policía Nacional

Dos personas han sido detenidas por la Policía Nacional por delitos de maltrato animal en Vélez-Málaga tras haber hallado en una finca 22 caballos y 4 perros desnutridos, enfermos y en estado de abandono.

Entre los equinos se localizó un poni que tuvo que ser sacrificado, ya que tenía una lesión incurable en una de sus patas que le provocaba un sufrimiento continuo y que no podía ser paliado. Además, se encontraron dos yeguas en un estado de salud crítico, una con una delgadez extrema, heridas infectadas y úlceras en gran parte de su cuerpo, y otra con una lesión ensangrentada en una de sus patas.

Tras la intervención veterinaria, los animales han sido entregados a varias asociaciones, según ha informado la Policía en un comunicado. La investigación se inició cuando una asociación defensora de los animales alertó a los agentes de la situación de abandono de los animales. Los caballos eran propiedad de uno de los propietarios de la finca, de 44 años, y los perros pertenecían al otro arrestado, de 75 años.

Los cuatro perros también carecían de los cuidados básicos, especialmente en la alimentación; tres presentaban delgadez extrema y estaban cercados por escombros, y una hembra de raza bodeguera carecía de algunas piezas dentarias y tenía grandes dificultades para caminar a cuatro patas.

Ninguno de los canes había sido vacunado ni identificado individualmente mediante el chip electrónico -la normativa establece el plazo máximo de tres meses desde su nacimiento para su implantación- y algunos de los caballos tampoco tenían el dispositivo obligatorio.

Durante las pesquisas, los agentes constataron que otros dos perros habían sido rescatados el pasado enero en la finca por una asociación de protección animal, al necesitar tratamiento veterinario urgente.

Uno de ellos tenía una herida sangrante en el cuello, provocada por una cuerda que lo mantenía atado todo el día, por lo que requirió treinta puntos de sutura, y también presentaba una grave enfermedad parasitaria. El segundo fue hallado con las orejas amputadas y una tibia fracturada y tuvieron que extraerle los espolones porque estaban en estado de putrefacción.