Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

DON JUAN CARLOS, PROCLAMADO EN 1975 Y FELIPE VI EN 2014

Las diferencias entre la proclamación de Juan Carlos I y Felipe VI

Desde el 22 de noviembre de 1975 hasta este 19 de junio de 2014 la sociedad española ha experimentado significativos cambios que se ven evidenciados en cómo fue entonces la proclamación de Juan Carlos I y cómo ha sido hoy la de Felipe VI. Cinco son las diferencias fundamentales que se pueden establecer en estas dos fechas históricas de España.

antena3.com |  Madrid |  19/06/2014

El 19 de junio se escribe la primer página del reinado de Felipe VI. Tras casi 39 de reinado de su padre don Juan Carlos "las nuevas generaciones" toman el relevo con el objetivo de mantener la estabilidad en una "España diversa en la que cabemos todos".

Cinco son las diferencias fundamentales que se pueden establecer en las dos fechas históricas de la monarquía y de España.

En la ceremonia de proclamación de don Juan Carlos como Rey de España, dos días después de la muerte de Franco, el Rey juró sobre la Biblia "acatar los principios del Movimiento", mientras que Felipe VI ha jurado cumplir los principios de la Constitución, no sobre la Biblia.

Ni Misa ni cruz: El hoy proclamado Rey de España ha querido modernizar el carácter de este acto y ha prescindido de los eventos religiosos que sí tuvieron lugar en 1975 con su padre. El 27 de noviembre de 1975 se celebró en la Iglesia de San Jerónimo la célebre misa de Espíritu Santo.

Otra de las muestras de renovación en la Corona se evidencia en el cambio de aspecto del escudo de armas de Felipe VI: El fondo pasa del azul al carmesí y se eliminan el yugo, las flechas y la cruz de San Andrés.

Aunque ni en 1975  ni en 2014 los nuevos monarcas contaron en la ceremonia de proclamación con la presencia de sus progenitores, los motivos de esta ausencia son bien distintos.  Juan de Borbón tardaría años en renunciar a sus derechos a la Corona, mientras que su Majestad Don Juan Carlos no ha querido eclipsar el día de Felipe VI y de hecho éste sí ha salido con los nuevos Reyes a saludar desde el Palacio Real.

Sin duda los cambios más significativos se han evidenciado en los discursos de proclamación y opr ellos vamos a desgranarlos.

Las primeras palabras de Rey de Don Juan Carlos sólo duraron cuatro minutos, mientras que el primer discurso de Felipe VI se extendió más de 20 minutos.

Además el padre del hoy Rey de España hizo alusiones al entonces recién fallecido Franco a quien  quiso recordar "con respeto y gratitud"  hacia "la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado".  Sus palabras tranquilizaron a una parte de la ciudadanía al expresar: "Hoy comienza una nueva etapa de la historia de España. Esta etapa, que hemos de recorrer juntos, se inicia en la paz, el trabajo y la prosperidad, fruto del esfuerzo común y de la decidida voluntad colectiva. La Monarquía será fiel guardián de esa herencia y procurará en todo momento mantener la más estrecha relación con el pueblo".

El discurso que este jueves hemos escuchado en las Cortes poco tuvo que ver con el de entonces. "Somos una gran Nación, creamos y confiemos en ella" afirmó Felipe VI para tratar todos los focos de interés que preocupan a la ciudadanía. En un constante llamamiento a la unidad "[[LINK:INTERNO||||||en esta España diversa cabemos todos]]" don Felipe ha afirmado que encarna "una monarquía renovada para un tiempo nuevo". Las palabras más repetidas durante esos 27 minutos han sido "España, todos y respeto".

También en este punto mientras las palabras de don Juan Carlos no fueron interrumpidas las de Felipe VI tuvieron cerradas ovacaciones en seis ocasiones: cuando se refirió a su padre, en dos momentos para homenajear a la Reina Sofía, otra en la alegación a su propia familia y al final de las palabras.