Familia Pujol

Cuatro encapuchados robaron a punta revólver todos los ordenadores y teléfonos móviles de la familia Pujol

El robo, a punta de revólver, tuvo lugar cuando una empresa contratada por la familia trasladaba en furgoneta el material previamente analizado por la Audiencia Nacional

ondacero.es

Madrid | 11.11.2021 16:34

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol | EFE

Un grupo de encapuchados robó el 23 de noviembre del 2020 y a punta de pistola los ordenadores, pen drives, tablet y teléfonos móviles de la familia Pujol. Todo ese material tecnológico había sido investigado previamente por la Audiencia Nacional en el marco de la causa abierta contra el 'clan Pujol'.

Según cuenta Carlos Quílez en laSexta, una vez analizados, la familia contrató a una empresa para que trasladasen los dispositivos desde Madrid a Barcelona. "El asalto fue de película" asegura Quílez. Un todoterreno de color negro y con los cristales tintados se cruzó frente a la furgoneta cuando ésta se había detenido en un semáforo.

Cuatro encapuchados armados con revólveres reventaron los cristales de una de las ventanillas del vehículo y sacaron por la fuerza al conductor al que, a punta de pistola, obligaron a tumbarse en el suelo boca abajo. Uno de los asaltantes subió entonces a la furgoneta y se dieron a la fuga con los dos vehículos. Horas después, la furgoneta aparecía calcinada en un descampado de una población cercana.

Material robado

Según consta en las diligencias judiciales abiertas al respecto por del Juzgado de Instrucción número 8 de Madrid entre el material sustraído hay:

  • 15 pendrives.
  • 8 ordenadores.
  • Varios monitores.
  • Teléfonos móviles.
  • Tarjetas de memoria.
  • Tablets.
  • DVDs.

Todo ello, material incautado a todos los miembros del 'clan Pujol' investigados por la Audiencia Nacional.

Incautación de material

En 2014 la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal incautó los ordenadores de Oleguer Pujol. En octubre de 2015, la misma UDEF requisó los ordenadores de los hijos del expresident, Jordi, Josep y Pere, además de los soportes informáticos de la mujer del primero, Mercè Gironés.

En 2017 la Policía hizo mismo en el registro del domicilio en Barcelona de Jordi Pujol y Soley, así como en el de su segunda residencia en Queralbs y en un despacho profesional de la calle Calabría.

Todo ese voluminoso material informático ha estado durante años en manos de la justicia que ha analizado hasta el último detalle.

Hace dos años, los abogados de la familia pidieron la devolución del material, el juez se negó aduciendo que la información estaba colgada en "la nube", pero finalmente accedió hace un año a que esos aparatos fueran remitidos a sus propietarios.