Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN PRISIÓN DESDE 2015

Condenada a 6 años de cárcel una española por captar a chicas para el Daesh en Siria

La española acusada de reclutar chicas para Daesh Silvia Celestín, que se enfrentaba a 10 años de cárcel por integrarse en Daesh, ha aceptado una pena de 6 años y ha reconocido que formaba parte en España del aparato de captación de mujeres, radicado en Siria.

EFE | Madrid
| 28/05/2018
Momento en el que la yihadista española, Silvia Celestín, es detenida en Lanzarote en 2015

Momento en el que la yihadista española, Silvia Celestín, es detenida en Lanzarote en 2015 / Policía Nacional

Al estar solo acusada por la Fiscalía, Celestín, que se encuentra en prisión desde su detención en 2015, será condenada a los seis años con los que se ha conformado y que llevan también aparejados 10 años de libertad vigilada una vez cumpla la pena de cárcel, han informado a Efe fuentes jurídicas.

En concreto, la acusada, a la que la Fiscalía consideraba una "reclutadora activa" de Daesh y que ha reconocido su integración en Daesh, ha explicado que formaba parte de la red local en España dentro del aparato de captación de mujeres de la organización terrorista.

"Tengo un esposo pa la ke kiera (...) jovencito, vamos ke pami no es. Se llama Hasan", es una de las numerosas conversaciones que mantuvo Celestín en un chat de Facebook, oferta por la que se interesó una chica del grupo que preguntó si era "león" (muyahidin). "Sí, es león", fue su respuesta.

Según la fiscal Dolores Delgado, Celestín tenía contactos con "integrantes nucleares de la organización terrorista" bajo la mutua consideración de "hermanos". Uno de esos contactos era Abdeljalil Ait El Kaid, que desde Raqqa (Siria) reclutaba mujeres, adiestraba en el uso de armas y explosivos y formó parte del grupo de combatientes extranjeros que Abu Omar, autor de los atentados en París en noviembre de 2015, seleccionó para atentar en Europa.

En una conversación en Telegram, la acusada habla de la mujer con la que se había prometido por medio de su intermediación, Yasmina, y éste le cuenta que tenía planeado enviarles dinero a ambas para que viajaran a Siria, "una vez hubiera formalizado su matrimonio".

Su "guía constante" fue también Mohamed El Amin Abbou, residente en Siria y acusado de integrar la llamada Brigada Al Andalus, una célula terrorista liderada por un marroquí expreso en Guantánamo, Lahcen Ikassrien, que se dedicaba a reclutar yihadistas en Madrid, en el entorno de la mezquita de la M-30, para enviarlos a Siria. "Volverá a llamarse al-andalus queráis o no!" con este comentario en redes, Celestín apoyó "la reivindicación recurrente por parte de numerosos grupos yihadistas para la recuperación por la fuerza de los territorios del histórico Al Andalus".

Con Abbou también compartió sus preparativos para viajar a Siria y éste le animaba diciéndole que allí estaría en "una casa de huéspedes" con más "hermanas" y que le saldrían "pretendientes". "Si no me caso, no hay problema, podría hacer otras cosas", le responde ella, y él insiste en que es preferible que se case, ofreciéndole vivir en su casa hasta entonces. "Te ofrezco esto porque la estancia de hermanas es un poco dura por la convivencia (...). Mi mujer lo pasó mal ahí cuando yo estaba entrenando en el campamento (...) Insha allah voy a ver si puedo encontrar al hermano" y termina preguntándole si se compraría entonces el billete a final de mes.

A Celestín también se la relaciona con el marroquí Ayoub Moutchou, detenido en 2015 en Alemania tras huir de España y que anunció que quería atentar en España en una conversación en Facebook con un agente informático encubierto. Tras ser entregado, la Audiencia Nacional le condenó a 8 años por captación de mujeres.