Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Gobernado por PDeCAT

Concentraciones en Girona contra el cambio de nombre de la Plaza de la Constitución por el de Plaza 1 de octubre

El Ayuntamiento de Girona, gobernado por el PDeCAT, ha sembrado la polémica por su intención de votar el cambio de nombre de la Plaza de la Constitución por el de Plaza 1 de octubre, para recordar el referéndum ilegal celebrado hace cuatro meses.

EFE | Madrid | Actualizado el 16/07/2018 a las 13:32 horas

Varias personas se manifiestan en Girona

Varias personas se manifiestan en Girona / Twitter | @Concepciovera

Unas 300 personas se han concentrado esta mediodía ante el Ayuntamiento de Girona para pedir que se mantenga el nombre de la plaza Constitución, que el gobierno municipal independentista quiere sustituir por el de 1 de octubre en el pleno ordinario que se celebrará mañana.

La concentración, convocada por el colectivo ciudadano Girona somos todos y La Constitución es democracia, tenía por objetivo reivindicar "sensatez" a la alcaldesa de la ciudad, Marta Madrenas (PDeCAT), para que no cambie el nombre de la plaza de la Constitución.

La movilización, con vocación transversal y de integración, ha llamado a la defensa de los espacios públicos como elementos de cohesión.

Al acto han acudido algunos miembros de partidos políticos de la ciudad, como la portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Girona, Concepció Veray, o diversos concejales del PSC y de Ciudadanos.

Durante la concentración, el portavoz de Girona somos todos, Josep Quintanas, ha leído un manifiesto para pedir que no se cambie el nombre de la plaza "para no vulnerar los elementos esenciales de convivencia que el cambio de nombre lleva implícita".

En el manifiesto al que se ha dado lectura durante el acto se asegura que "sustituir un nombre por otro, una idea por otra, una persona por otra, provoca brechas y conflictos en un espacio urbano en el cual, por tradición e historia, tiene que haber convivencia y libertad".

"La substitución del nombre de una plaza ha de producirse solo cuando el consenso sea rotundo, y no parece que esto suceda en el caso de la plaza Constitución", se afirma en el manifiesto.