PODEMOS

La Audiencia de Madrid certifica que el exabogado de Podemos fue despedido con una falsa acusación de acoso sexual

El exletrado de la formación morada, José Manuel Calvente, que fue expulsado cuando estaba investigando las irregularidades financieras del partido y que fue acusado públicamente por Iglesias, ha emitido un comunicado en el que sostiene que "quien actuó por venganza fue Podemos".

ondacero.es

Madrid | 22.12.2020 12:47

El líder de Podemos, Pablo Iglesias
El líder de Podemos, Pablo Iglesias | EFE

El archivo de la querella por acoso sexual y laboral que presentó la abogada de Podemos Marta Flor contra el exletrado del partido José Manuel Calvente ha sido ratificado por la Audiencia Provincial de Madrid. De esta forma, según Calvente, queda acreditado que dicha denuncia formaba parte del "proceso de hostigamiento" del que dice haber sido víctima por denunciar supuestos delitos en el partido político.

Un comunicado emitido por el propio exletrado de Podemos dice que la Audiencia Provincial ha rechazado en un auto dictado el pasado 18 de diciembre el recurso de apelación interpuesto por Flor. Por ello, queda ratificada la decisión adoptada el 28 de julio por el juzgado de instrucción número 32 de Madrid, por la cual la jueza Rosa María Freire ordenó el sobreseimiento provisional de la querella presentada contra Calvente por presuntos delitos de acoso sexual, laboral, hostigamiento, coacciones y lesiones.

La Audiencia Provincial considera que no existen indicios

La Audiencia de Madrid ha considerado que, teniendo en cuenta el relato de los hechos recogido en la querella - la declaración de Calvente y las conversaciones mantenidas entre ambos por WhatsApp, Telegram o correos electrónicos y otros documentos que obran en la causa - "debe compartirse el sobreseimiento provisional acordado por la juez 'a quo' al no haberse acreditado indiciariamente la comisión de ninguno de los delitos imputados", de acuerdo con los extractos del auto destacados por el ex abogado de Podemos.

En concreto, ha estimado que "en el presente caso no se reproduce en modo alguno de lo actuado el elemento nuclear del tipo, a saber, la solicitud del querellado a la querellante de 'un favor sexual'". "En modo alguno se desprende de la conducta del querellado que se provocase en la querellante una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante, produciéndose, eso sí, divergencias en la línea de actuación en alguno de los asuntos jurídicos del equipo", ha señalado.

"El contacto de ambos a través de mensajes Telegram y WhatsApp que consta en autos - según ha apuntado la Audiencia Provincial- era bidireccional, tratándose de una relación de amistad y, como refiere la juez instructora, de confianza consentida, relatando la querellante al querellado algunos aspectos personales y mostrando una actitud hacia el mismo de gratitud hacia la ayuda personal que él la prestaba".

Tampoco se ha considerado que exista un "nexo causal" entre el supuesto acoso que se imputaba a Calvente y las lesiones psíquicas que Flor dice que padeció, ya que mantiene que sufrió un cuadro de ansiedad que la obligó a estar de baja médica entre octubre y diciembre de 2019. En opinión de la Audiencia de Madrid, es "más plausible" que la situación médica de la abogada se debiera a las "tensiones" en el equipo legal de Podemos, que "terminó desmantelado", ha recordado.

Calvente, por su parte, ha destacado que la Audiencia ha respaldado el archivo de la causa sin acordar nuevas declaraciones testificales, basándose en "la transcripción completa de las conversaciones mantenidas por WhatsApp, Telegram y los e-mails, con explicación de su verdadero significado", que entregó él a Freire, frente a lo que ha tachado como un "ardid" de Flor al aportar "mensajes sesgados y fuera de contexto para intentar demostrar el falso acoso".

Ha sido un "proceso de hostigamiento y represalia personal y laboral"

José Manuel Calvente ha aprovechado la ocasión para volver a denunciar que la querella de Flor formaba parte del "grave proceso de hostigamiento y represalia personal y laboral" que dice que sufrió a lo largo del año 2019 por "haber cuestionado, investigado y denunciado hechos presuntamente delictivos cometidos por algunos miembros de la dirección de Podemos y que actualmente están siendo objeto de investigación penal".

El exabogado ha sido el denunciante del caso 'Neurona', donde el juzgado de instrucción 42 de Madrid investiga la posible existencia de un contrato simulado entre esta consultora política y Podemos para la campaña electoral de 2019 con el presunto objetivo de desviar dinero de las cuentas 'moradas'.

Asimismo, también ha sido testigo en el caso 'Dina', donde la Audiencia Nacional trata de averiguar cómo apareció en casa del ex comisario José Manuel Villarejo y acabó publicada la información contenida en un móvil robado a la ex asesora de Podemos Dina Bousselham.

"Podemos ha querido utilizar también esta querella para deslegitimar mi declaración testifical ante el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, caso 'Dina', y ante el Juzgado de Instrucción 42 de Madrid, caso 'Neurona'", ha dicho Calvente en el comunicado.

La formación política morada, según Calvente, ha intentado defenderse en ambos casos acusándole de actuar por "venganza" por su despido. "Ahora, ha quedado acreditado que quien actuó por venganza fue Podemos y algunos de sus líderes, mintiendo en la carta de despido y ante los medios de comunicación como represalia contra mí por haber investigado algunos de los actos presuntamente ilícitos cometidos en el partido", ha indicado.

El exabogado ha querido recordar en el comunicado que hace aproximadamente un año Podemos decidió prescindir de sus servicios profesionales "urdiendo maliciosamente un despido disciplinario amparándose en un inexistente acoso sexual y laboral" a Flor, y que el pasado mes de octubre la organización 'morada' reconoció que era improcedente.

Podemos y Calvente llegaron a un acuerdo en un acto de conciliación previó al juicio que iba a celebrarse en el juzgado de lo social número de Barcelona por este contencioso laboral mediante el cual el partido accedió a calificar el despido de improcedente y el ex abogado aceptó recibir una indemnización de 30.000 euros, en lugar de los 400.000 que pidió en un primer momento.

Pablo Iglesias "mintió vilmente"

Calvente ha denunciado que, con todo ello, ha sido víctima de un "plan de acoso y derribo" en el que Podemos ha utilizado como "arma" las "falsas acusaciones" de Flor, "bien en connivencia con ella o bien prestándose a asumirlas como ciertas, sin el más mínimo indicio de veracidad ni realizar ninguna actuación encaminada a investigarlas ni aclararlas previamente dentro del partido".

"Los hechos falsos objeto de la querella han sido utilizados por Podemos y algunos de sus líderes, como Pablo Iglesias, para intimidarme, desprestigiarme, difamarme, lincharme personal y profesionalmente ante la opinión pública y purgarme dentro del partido simplemente por haber dicho 'no' a ciertas actuaciones presuntamente ilícitas", ha dicho.

El exletrado ha cargado especialmente contra Iglesias al señalar que "mintió vilmente ante todos los medios de comunicación" cuando presentó su despido ante los medios de comunicación como un caso de acoso sexual, "a sabiendas de que no existía ni una sola prueba".

"Pablo Iglesias, maliciosamente, aceptó el falso relato que le habían preparado sus compañeros y se lanzó a difamarme públicamente. Esa es la credibilidad que ofrece el secretario general de Podemos y vicepresidente del Gobierno de España. Ninguna. Ni en esto ni en nada. ¿Qué tiene que decir Pablo Iglesias ahora?", ha espetado.