Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ESTE LUNES EL EXPRESIDENTE CATALÁN APOYÓ A HOMS

Artur Mas declara esta tarde como testigo ante el Supremo en la segunda jornada del juicio contra Homs por el 9-N

El alto tribunal juzga desde desde este lunes si Francesc Homs ha de ser inhabilitado para ejercer cargo público durante nueve años por prevaricar en relación con la consulta del 9-N y desobedecer así al Tribunal Constitucional.

EFE | Madrid
| 28/02/2017
Comitiva que acompaña a Homs a declarar

Comitiva que acompaña a Homs a declarar / EFE

El expresidente de la Generalitat Artur Mas declarará esta tarde en el Tribunal Supremo como testigo en el juicio al diputado de PDeCAT y exconseller de Presidencia Francesc Homs por desobediencia al Tribunal Constitucional en la consulta del 9-N.

Mas, que este lunes ya acudió al Supremo para arropar a Homs junto a otro centenar de personas, está citado como testigo de la defensa en el turno de tarde de jornada, es decir, a partir de las 16.00 horas.

El expresidente de la Generalitat está pendiente de sentencia por los mismos hechos ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y tiene derecho a no declarar en contra de sí mismo. Por ese motivo, aunque acuda como testigo, "será advertido de su derecho a no contestar a aquellas preguntas que puedan resultar perjudiciales para su defensa", según aclaró el Supremo en su citación.

El alto tribunal juzga desde desde este lunes si Homs ha de ser inhabilitado para ejercer cargo público durante nueve años por prevaricar en relación con la consulta del 9-N y desobedecer así al Tribunal Constitucional.

El procesado declaró ante el tribunal que la Generalitat no podía dejar de llevar a cabo la consulta para preservar los derechos de los ciudadanos, que la volvería a celebrar y que el Tribunal Constitucional no fue claro al prohibirla, dado que no hubo advertencia de apercibimiento