renovación institucional

Ángel Gabilondo, nuevo Defensor del Pueblo tras un acuerdo entre Gobierno y el PP

El socialista pasará a ocupar este puesto después de las negociaciones entre el PSOE y el principal partido de la oposición.

ondacero.es

Madrid | 21.10.2021 16:12

Ángel Gabilondo, nuevo Defensor del Pueblo tras un acuerdo entre Gobierno y el PP
Ángel Gabilondo, nuevo Defensor del Pueblo tras un acuerdo entre Gobierno y el PP | EFE

Ángel Gabilondo, el candidato socialista en las elecciones autonómicas de Madrid en mayo, ocupará el puesto de Defensor del Pueblo, después de que el PSOE y el PP hayan llegado a un acuerdo para la renovación institucional.

En este sentido, sustituirá a Francisco Fernández Marugán, exdiputado socialista de 75 años que ejerce este cargo en funciones desde julio de 2017, tras dejar el puesto la exdiputada popular Soledad Becerril al cumplir su mandato de cinco años.

Ángel Gabilondo estudió Filosofía y fue ministro de Educación durante el mandato del expresidente Rodríguez Zapatero. Desde 2015, ha liderado el PSOE en la Asamblea de Madrid, aunque dimitió y renunció a recoger el acta de diputado en los pasados comicios autonómicos.

El PP no se oponía al nombre de Gabilondo

La noticia podía intuirse después de las palabras durante las últimas horas de Pablo Casado, líder del PP, en las que dejaba la puerta abierta a que el socialista ocupara este puesto. El 'popular' únicamente se ha limitado a responder que órganos jurisdiccionales como el Tribunal de Cuentas y el Tribunal Constitucional "no deberían tener ningún político en ejercicio" ni "ningún expolítico tampoco", pero no ha hecho referencia alguna al cargo de Defensor del Pueblo.

Además, el nombre de Gabilondo ya estaba puesto en la mesa desde hacía meses, aunque finalmente se rompieron las negociaciones ante la incapacidad de PP y PSOE de llegar a acuerdos sobre la renovación del CGPJ. Sobre esta última, ambas partes mantienen con hermetismo los nombres que están encima de la mesa para esas instituciones, si bien reconocen que hay sintonía, que la interlocución es fluida y que la negociación está "encauzada". De hecho, no se descarta que el acuerdo sea inminente y pueda anunciarse públicamente en breve.