ELECCIONES CATALANAS

Las juntas electorales redistribuirán a suplentes donde falten personas para formar mesas el 14-F

La Junta Electoral de Barcelona ha fijado este criterio ante el aumento de los recursos de personas citadas y ha ordenado que no se formen con los primeros votantes por la gran “afluencia de electores de avanzada edad”.

ondacero.es

Madrid | 05.02.2021 14:46

Mesa electoral
Mesa electoral | atresplayer.com

La Junta Electoral Provincial de Barcelona ha recomendado que se redistribuya a los suplentes de aquellas mesas ya asignadas en otras donde falten miembros, de cara a las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero. Hasta ahora, al menos un 25% de las personas citadas para las mesas electorales, más de 20.000 en toda Cataluña, han presentado recursos, lo que ha supuesto un problema para algunas juntas electorales.

A pesar de que la ley electoral prevé que, a falta de las personas citadas, estas estén formadas por los primeros en llegar al colegio electoral, la Junta Electoral Provincial ha decretado que no se haga de esta manera, debido a la esperada afluencia de "electores de edad avanzada". Todo ello siguiendo las recomendaciones del Govern, que ha aconsejado que los colectivos de riesgo voten de nueve a doce de la mañana.

Además, la ley remarca que las juntas electorales tienen la potestad de designar "libremente a las personas que habrán de constituir la mesa electoral". Siguiendo los preceptos que marca, la Junta Electoral de Barcelona ha designado como criterio el de reasignar a los suplentes que no deban estar en la mesa electoral que se les ha asignado inicialmente porque se haya constituido con los primeros citados.

Asimismo, la Junta Electoral Central ha afirmado que, respecto a las elecciones catalanas, “la gestión de la configuración de las mesas electorales se está revelando como uno de los potenciales momentos críticos para el éxito de la constitución del conjunto de mesas electorales”.

Cifra 'récord' de voto por correo

Por otro lado, se han contabilizado un total 270.392 solicitudes de voto por correo, una cifra récord en un proceso electoral en España, triplicando las de 2017.