INFLACIÓN Y SALARIOS

Por qué la inflación afecta tanto a tu sueldo: el dinero que estás dejando de ganar

La inflación se sitúa en un 10,8% en julio, lo que afecta de manera directa al sueldo de trabajadores y repercute en el poder adquisitivo de las familias.

👉 La inflación también se dispara en julio: el IPC sube al 10,8%, su nivel más alto desde 1984

👉 Pedro Sánchez anuncia la aprobación de medidas urgentes de ahorro energético

Antonio José Mora

Madrid | 29.07.2022 13:23

Por qué la inflación afecta tanto a tu sueldo: el dinero que estás dejando de ganar
Fotografía de archivo de una persona haciendo cálculos. | Pexels

Los precios continúan disparados. La inflación sigue sin dar un respiro y ha vuelto a subir en julio hasta situarse en el 10,8% en tasa anual, marcando su nivel más alto desde septiembre de 1984. Con respecto a junio (10,2%), se ha incrementado en seis décimas y continúa con una vertiginosa subida: el IPC comenzó 2022 en el 6% y ya son más de cuatro puntos en siete meses.

Esto repercute de manera directa en la población. Primero, porque se debe al alza de precios de alimentos, bebidas o electricidad, y también porque los sueldos cada vez valen menos. La pérdida de poder adquisitivo es una realidad, existiendo una brecha entre la subida de salarios y el coste de la vida, con precios que no frenan su escalada.

La relación entre inflación y salarios

Determinados convenios reflejan subidas anuales en los salarios de los trabajadores que están ligadas con el IPC, por lo que estos dos aspectos se encuentran ligados prácticamente todos los años. Otras empresas optan por no subir el sueldo a sus empleados, puesto que no existe ninguna obligación al respecto.

La media de los convenios en España supone un aumento del 2,4%, muy lejos de la media de inflación que los expertos pronostican para este año. Más aun cuando el IPC ya se sitúa por encima del 10% en julio, según el dato anticipado que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística.

Por ejemplo, datos de Caixabank que estudian su comportamiento desde 2001 concluyen que, si se produce un repunte de la inflación, este incremento no se refleja inmediatamente en un aumento de los costes salariales, sino que hay que esperar medio año, a partir del cual los sueldos empiezan a reaccionar. En el supuesto de la inflación subyacente, este estudio afirma que se produce una reacción más fuerte de los salarios (aproximadamente el doble), por lo que señala que el dato de la inflación subyacente cobra más importancia a la hora de medir las dinámicas salariales.

Funcas, la Fundación de Cajas de Ahorros, también señala que el índice de costes salariales y los convenios pactados desde inicio de año muestran "incrementos inferiores a los registrados durante el periodo de inflación nula", por lo que se produce "una pérdida de poder adquisitivo, especialmente para hogares más desfavorecidos".

¿Cuánto dinero deja de ganar una persona por la inflación?

La pérdida del poder adquisitivo de una persona se agrava cuando ésta mantiene su sueldo pese al alza de la inflación. Es en este caso cuando la economía familiar se resiente y afecta a su consumo, así como a los ahorros.

Se puede observar de manera clara en un caso práctico de un trabajador que cobra 25.000 euros al año: con el dato actual del IPC en un 10,8%, esta persona deja de ganar 2.700 euros anuales que, dividido en 12 meses, supone 'perder' unos 225 euros al mes con respecto al año anterior.

Pacto de rentas: ¿puede contrarrestar el efecto de la inflación?

En este contexto, también excepcional por la guerra en Ucrania, muchos expertos apuntan al pacto de rentas como única medida para contrarrestar el efecto de la inflación y los altos precios: se trata de subir los salarios de forma acordada y limitada, lo que requiere diálogo entre sindicatos y empresarios.

Así, mientras los sindicatos apuestan por una subida salarial que se acerque a la cifra de la inflación, la CEOE ha sostenido en otras ocasiones que la propuesta que llevan los sindicatos a la mesa "no es razonable".

No obstante, el pacto de rentas tiene en cuenta la evolución de los beneficios y dividendos de las empresas para evitar la espiral inflacionista que propiciaría todavía mayor pérdida del poder adquisitivo de las familias.