Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Vicepresidencia del BCE

De Guindos cree que su nombramiento es un "paso importante", pero España debe tener "mucho más peso" en Europa

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado este martes que su nombramiento como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) es" un paso importante" para que España recupere su posición en Europa, pero ha añadido que le país debería tener "mucho más peso" y "mucha mayor presencia".

EFE | Madrid | Actualizado el 16/07/2018 a las 14:19 horas

Luis de Guindos

Luis de Guindos / EFE

"Es un paso importante, pero España necesita tener mucho más peso, mucha mayor presencia", ha expresado en una rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Economía de la Unión Europa (Ecofin).

El responsable de la cartera económica del Gobierno ha confesado que tiene "mucha envidia" de Portugal, un país que hace "una magnífica labor de presencia". En este contexto, ha recordaod que cuando Vítor Constancio, a quien sustituirá como vicepresidente del BCE, fue designado para este puesto, el presidente de la Comisión Europea era José Manuel Durao Barroso, también portugués.

También ha enfatizado que Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, es portugués, y ha destacado que esta "magnífica labor" se debe a que los portugueses "siempre están unidos al respecto".

En cualquier caso, ha subrayado que cuando España perdió en 2012 un puesto en el Comité Ejecutivo del BCE se rompió "un pacto entre caballeros", que establecía que las cuatro grandes economías de la eurozona deben tener un cargo en la institución monetaria. Por eso, ha explicado", volver al BCE "era la prioridad de España".

De Guindos ha pronunciado estas palabras al ser preguntado por las razones que le llevaron a preferir optar al puesto de vicepresidente del BCE en lugar de a la presidencia del Eurogrupo.

Además, ha argumentado que tanto el Eurogrupo como el BCE son "importantísimos" pero consideró que le sucesor de Jeroen Dijsselbloem al frente de la reunión de ministros de Economía de la eurozona debía pertenecer también a la familia socialdemócrata europea.