hasta el 31 de enero de 2022

Estas son las condiciones del Gobierno para la prórroga de los ERTE hasta enero

El Ejecutivo trasladó ayer una propuesta a los agentes sociales en la que ofrece exenciones de mayor cuantía a las empresas que formen a sus trabajadores en ERTE.

ondacero.es

Madrid | 27.09.2021 13:36 (Publicado 27.09.2021 13:33)

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá | AGENCIA EFE

El Gobierno planteó este domingo a los agentes sociales un nuevo esquema para extender los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 31 de enero de 2022 por el coronavirus. En este plan se ofrece exoneraciones a la Seguridad Social de mayor cuantía para aquellas empresas que den formación a los trabajadores suspendidos de empleo, según indicaron fuentes de UGT.

La propuesta del Gobierno recoge la prórroga de los ERTES por causas de fuerza mayor, la flexibilización de los ERTES por causas ETOP, ERTES por Limitaciones y ERTES por Impedimento de actividad, pero con algunos cambios.

Este nuevo esquema de ERTE estaría en vigor entre el 1 de noviembre y el 31 de enero. Entre el 30 de septiembre y el 31 de octubre se mantendría la regulación actualmente en vigor, ya que la idea es que la prórroga de los ERTE se haga esta vez con dos vigencias diferentes.

Las empresas tendrán que solicitar de nuevo el ERTE para renovarlo

Durante ese mes de ampliación en el que estaría vigente la actual regulación (30 de septiembre-31 de octubre), las empresas tendrían que cursar una nueva solicitud de ERTE para poder renovarlo a partir del 1 de noviembre. En caso de no obtener respuesta de la autoridad laboral en diez días, la solicitud se considerará aprobada (silencio administrativo positivo).

ERTE de limitación de actividad

El Ejecutivo ha ofrecido, dentro de los ERTE de limitación de actividad, exenciones del 20% para empresas de más de 10 trabajadores que no ofrezcan formación a sus empleados y del 50% si imparten acciones formativas. Para las empresas más pequeñas, de menos de 10 trabajadores, estas exoneraciones alcanzarían el 50% sin formación y el 70% con formación.

ERTE de impedimento de actividad

En los ERTE de impedimento de actividad, la propuesta planteada por el Gobierno es que las exoneraciones para todas las empresas serían del 100% en todos los casos. Para poder acogerse a estas exenciones en sus cuotas, las empresas tendrán que dedicar 30 horas de acciones formativas en el caso de las de 10 a 49 trabajadores y 40 horas en las que tengan plantillas superiores.

Ampliación del crédito destinado a la formación programada

Las actividades formativas se vinculan con un aumento del crédito que se utiliza para financiar la formación programada recogida en ley del sistema de formación profesional para el empleo. Este crédito se obtiene a partir de las aportaciones de empresas y trabajadores a la Seguridad Social con el objetivo de que inviertan en la formación profesional de sus empleados.

Sin embargo, este esquema de exoneraciones vinculadas a la formación no convence a las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme. De hecho, fuentes empresariales han indicado que, aunque ha habido avances en las negociaciones, el tema de las exoneraciones está dificultando el poder llegar a un acuerdo.

Ni UGT ni CCOO ven con buenos ojos que este momento se quiera vincular la formación con los ERTE, una medida que estaba pensada para incluirla en el mecanismo estructural que sustituirá a los ERTE Covid una vez pase la pandemia y que Gobierno y agentes sociales están negociando en el marco de la reforma laboral.

Sánchez espera que el acuerdo se pueda alcanzar "esta semana"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este lunes que espera que el acuerdo con los agentes sociales para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 30 de septiembre pueda alcanzarse "esta semana".

Más de 200.000 personas en ERTE

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que el número de trabajadores en ERTE se ha reducido en más de 625.000 personas en los últimos meses, de forma que actualmente quedan en este instrumento menos de 270.000 personas, frente a los 3,5 millones que llegaron a estar en ERTE en los momentos más duros de la pandemia.

El presidente ha hecho hincapié en que una de las principales reformas estructurales de su Gobierno será la de hacer que los ERTE se conviertan en un mecanismo estructural como alternativa al despido, potenciar la formación de los trabajadores que se acojan a los ERTE y alinear todo esto con la recuperación. "Ya no estamos en una fase de hibernación de la economía, sino en una fase de recuperación muy poderosa", ha enfatizado Sánchez.