La empresa aludió a un "error"

Consumo da la razón a los clientes que compraron por 124 euros un móvil de 699

Un laudo arbitral de Consumo ha dado la razón a los clientes que compraron un teléfono móvil de última generación por 124 euros cuando su precio era de 699 euros. Se produjeron miles de pedidos en la página web de la empresa, que los canceló todos aludiendo a un "error".

ondacero.es

Madrid | 27.02.2020 11:53

ElectrodomésticosFnac_643x397
ElectrodomésticosFnac_643x397 | Economía Digital

Según ha estimado la árbitra de la Junta Nacional de Consumo, la empresa debe entregar a los clientes el modelo de móvil que adquirieron por ese precio el pasado 27 de octubre de 2019 y, en caso de que no haya stock, otro de similares o superiores características sin que se aumente el precio que debe abonar el cliente.

En la solicitud de arbitraje, el cliente dijo que había adquirido el producto ofertado por Internet, pero que este no le fue entregado porque la empresa había alegado "un error en el precio".

Fnac, por su parte, sí reconoció que en dicha fecha promocionó un móvil por 139 euros para los no socios y 124 euros para los socios, pero admite que existió un "error tipográfico" ya que el precio debía de ser de 699 euros. Además, alegó que la oferta se propagó por las redes y que recibieron 12.911 pedidos para adquirir 18.432 unidades.

La empresa comunicó el error a los clientes, canceló los pedidos y devolvió el dinero. Además, dijo que la amplia diferencia de precio era tan desproporcionada que cualquier consumidor medio podría haber entendido que significaba un error y no una ganga.

Incluso, acusó al reclamente de cometer un "abuso de derecho" en su petición con "falta de buena fe contractual", argumento que ha desestimado la árbitra.

La árbitra explica que según la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, se prohíbe que las empresas repercutan sobre el consumidor las consecuencias económicas de los errores administrativos o de gestión que no les sean imputables.

"No se puede considerar probado en este caso que el reclamante fuera consciente de que se trataba de un error y no de una ganga con un 75% de reducción del precio respecto de la competencia", afirmó la árbitra.