SITUACIÓN LÍMITE PARA MUCHAS FAMILIAS

Caos en la Seguridad Social para recibir los pagos de las bajas de maternidad y paternidad: retrasos de hasta seis meses

La Seguridad Social acumula retrasos importantes en el pago de las bajas de maternidad y paternidad, alcanzando los seis meses en algunos casos y empujando a una situación límite a muchos padres afectados.

Antonio José Mora

Madrid | 06.11.2021 07:03

Una mujer pasea con su bebé en Madrid, en una imagen de archivo.
Una mujer pasea con su bebé en Madrid, en una imagen de archivo. | Efe

"Mi hija nació en mayo y hasta septiembre no pagaron a mi pareja": se trata de la voz de uno de los muchos afectados por el colapso en la Seguridad Social, que suma ya retrasos de varios meses en los pagos de las bajas de maternidad y paternidad.

La pandemia ha terminado por colapsar un sistema que ya convivía con retrasos, aunque en el último año se han disparado los casos de madres y padres afectados que tardan más de lo esperado en percibir las ayudas por el cuidado de un recién nacido.

Dicha ayuda, que en 2021 se ha igualado tanto para padres como madres hasta los cuatro meses -16 semanas-, se solicita a través de la web de la Seguridad Social, donde basta con cumplimentar unos datos y adjuntar la documentación habitual para recibir el número de expediente. La tramitación del expediente será lo que más se demore, con hasta seis meses en algunos casos y poca información por parte de la Seguridad Social.

"Mi hijo nació en marzo y sigo esperando la ayuda de la segunda parte de la baja desde agosto".

Así lo denuncian muchos padres, entre ellos Mateo, que no recibió la ayuda hasta pasados los tres meses del nacimiento de su hijo. Por otra parte, la pareja de Laura sigue sin recibir noticias de la Seguridad Social desde el pasado 25 de agosto: "Mi hijo nació en marzo y mi pareja sigue esperando la ayuda de la segunda parte de la baja desde el pasado 25 de agosto. En la web aparece el mismo estado desde entonces y no hay novedad".

La versión de la Seguridad Social: "colapso" y esperas de "dos meses mínimo"

Precisamente, la web de la Seguridad Social tampoco ayuda demasiado a los afectados: el estado del trámite es inamovible con el paso de los meses, mientras que por vía telefónica solo se pide "más tiempo" para resolver cada caso.

Así, desde la Seguridad Social insisten en que la pandemia ha agravado la situación y emplazan a los afectados a esperar más tiempo para nueva información. "Una vez que se tenga el número de expediente, solo queda esperar. Ahora hay esperas de dos meses como mínimo para resolver un expediente", asegura el personal de la Seguridad Social consultado por ondacero.es.

Más retrasos al solicitar la ayuda en periodos sucesivos

El caso pasa a otra dimensión si se solicita la baja de paternidad o maternidad en periodos sucesivos. Y es que la Seguridad Social ofrece la posibilidad de pedir la ayuda en varios períodos, teniendo que solicitar por ley las primeras seis semanas consecutivas tras el nacimiento del menor. Los padres pueden elegir los periodos posteriores en los que piden la baja y cada uno de ellos requiere un nuevo trámite.

"Llamas por teléfono y no dan ninguna información, solo dicen que ya avisarán y que hay retrasos".

En muchos de estos supuestos, muchos padres perciben sin problemas la ayuda en el primer periodo, mientras que, llegados al segundo periodo de baja, siguen transcurriendo los meses sin novedades por parte de la Seguridad Social: "Me dicen que tardaré más en cobrar la segunda parte, que hay un retraso importante en este momento del año", asegura otro padre afectado desde principios de octubre.

"Llamas por teléfono y no te dan información, te dicen que ya te avisarán y que hay retrasos. Ni dicen si hay algo mal o falta algo, nada de nada, solo que ya te dirán algo. Es alucinante", relata María, cuya pareja pidió la baja en esta modalidad y sigue esperando desde el pasado 23 de septiembre para recibir la ayuda.

La situación ha llevado al límite económico a algunas familias que no pueden hacer frente a la llegada de su bebé. Algunos afectados se han visto obligados a pedir dinero a sus familiares, mientras que otros han echado mano de ahorros a la espera de que la Seguridad Social abone un pago que de momento no llega y tiene a muchas familias en vilo.