TRUCOS DE AHORRO

Los alimentos que puedes comprar ya y congelarlos antes de que suban de precio por Navidad

Patricia Camacho

Madrid | 09.12.2022 09:51

Supermercado en una imagen de archivo
Supermercado en una imagen de archivo | Pixabay

Se acerca la Navidad, y con ella, las comidas y cenas familiares. En esta época, los hogares españoles se enfrentan a un gran gasto económico, en el que también contribuye la inflación.

Todos los consumidores son conocedores de que el precio de los alimentos sube conforme se acercan estas fechas señaladas. No obstante, existe una solución para proteger nuestras cuentas bancarias: empezar a comprar alimentos frescos y congelarlos.

Tal como apunta el observatorio de precios de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los alimentos más populares en estas fechas ya han subido un 5,2%. Por eso, dos de cada tres consumidores tienen previsto anticiparse a la inflación y comprar algunos productos típicamente navideños, según adelanta el informe 'El comprador de productos frescos', elaborado por Aecoc Shopperview, en colaboración con Meléndez X Frescos.

A continuación, te presentamos la lista de la compra con aquellos productos que ya puedes ir adquiriendo para darle un respiro a tu bolsillo en diciembre.

El listado de productos que deberías adquirir ya

Según el mencionado estudio de la OCU, la lombarda, la merluza, el pavo, el redondo de ternera, la piña, los percebes gallegos y los langostinos suben por encima del 10% anual. Pero, además de estos alimentos, existen otros muchos que puedes comprar con antelación y congelarlos para que aguanten hasta las fechas más señaladas. Estos son algunos de ellos:

  • Carne

La carne es uno de los productos más demandados en Navidad, por lo que su precio sufre cada año un incremento considerable. Para ahorrar más, los expertos sugieren comprar piezas enteras y pedirle al carnicero que las prepare en porciones de, como máximo, 200 o 250 gramos,

Siempre que la carne sea fresca y de buena calidad se puede congelar. Eso sí, hay que envolverla en papel film o guardarla en una bolsa de congelación.

Cabe destacar que no se puede volver a congelar carne fresca que ya haya estado congelada, pero sí aquella que ha sido cocinada a altas temperaturas, puesto que el calor elimina los gérmenes que causan el deterioro de la carne.

  • Ibéricos

Un plato de embutidos ibéricos es uno de los aperitivos estrella de muchas casas en Navidad. Aunque por norma general, este tipo de alimentos no suelen encarecer demasiado su precio, es recomendable comprarlos con tiempo debido a su alta demanda. A su vez, para que se mantengan en buenas condiciones hasta el día de su consumo, se aconseja congelarlos en lonchas y envasados al vacío.

  • Marisco

El marisco es uno de los productos que más se encarece durante las fiestas, por lo que comprarlo con antelación es ideal para economizar nuestra lista de la compra navideña.

Todo tipo de marisco se puede congelar, pero hay que tener en cuenta que la temperatura debe ser de, al menos, -18 ºC y el tiempo máximo de conservación ronda los 15 días. Asimismo, para que no pierda calidad, es aconsejable meterlo en el congelador ya cocido. En el caso de que se vaya a consumir crudo, debe sumergirse en agua mineral.

  • Pescado

Al igual que el marisco, el pescado también se puede congelar. Es más, hacerlo es muy beneficioso ya que el frío mata el anisakis, un parásito que puede provocar alteraciones digestivas y reacciones alérgicas. Lo más adecuado es comprar este producto, limpiarlo y cortarlo bien antes de meterlo al congelador bien sellado con papel film. Posteriormente, hay que almacenarlo en un cajón aparte para que no contamine otros alimentos.

  • Bebidas

En vísperas de Navidad los precios de bebidas como el champagne o la sidra se disparan, por lo que también se recomienda comprarlos anticipadamente.

Cómo descongelar los alimentos

La mejor opción para descongelar los alimentos es ponerlos en la parte más fría de la nevera unas 12 horas previas al consumo. Otra alternativa es utilizar el microondas, aunque algunas partes del producto pueden cocerse, por lo que conviene cocinarlo inmediatamente. Lo que no es recomendable es descongelar a temperatura ambiente, especialmente en días calurosos.