Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIBRO

'La Sospecha de Sofía' de Paloma Sánchez-Garnica

Daniel y Sofía disfrutan de una vida cómoda en el Madrid de los últimos años de Franco, la llegada de una carta para Daniel trastocara todos sus planes. Dos hombres y una mujer buscan su destino en una Alemania dividida por un muro insalvable

Mercedes Pascua | @eltiempoen1tuit |  Madrid |  26/02/2019

Por la prisión central de la Stasi, a las afueras de Berlín, pasaron 20 mil personas, los alemanes de la RDA pusieron en marcha la tortura blanca: la del miedo, las amenazas, la oscuridad y la indiferencia llevadas al límite. Las tripas de esa cárcel La Stasi, conocidas como el submarino son hoy en día el Memorial Berlín-Hohenschönhausen, Celdas sin ventanas, diminutas donde nunca se apaga la luz. El tiempo se detenía y esa incertidumbre era la mejor arma para los detenidos, en muchas ocasiones por casusa ridículas. La Stasi, Ministerio de la seguridad de la República democrática alemana tenía en nómina a 91 mil espías.

Jorge García es un ciudadano cubano al que un amigo alemán le delató, le acusaban de espiar para los americanos. Como Él, miles de personas sufrieron la vigilancia sin saberlo de los que estaban a su lado. Este año se cumplen 30 años de la caída del muro de Berlín. En las que fueron oficinas de la seguridad nacional hay 40 millones de fichas personales. En 1992 se abrieron los archivos de la Stasi, los ciudadanos podían solicitar información para saber si habían sido espiados. Pero el impacto de la lectura y la visión de los documentos intervenidos era tan brutal, que solo 1 de cada 6 afectados decidió saber que pasó.

Estos escenarios vuelven a cobrar vida en ‘La sospecha de Sofía’, la novela de Paloma Sánchez-Garnica que sale a la venta este martes. Una novela que arranca con una pareja formada por Daniel y Sofía, en el Madrid más burgués del tardofranquismo. Él recibe una carta que cambiara para siempre su historia

Un relato que abarca 3 décadas desde que se aísla la República democrática alemana hasta que cae el muro de Berlín. Familias rotas, chantajes, espías y sobre todo víctimas de un régimen dictatorial, con un abanico de personajes femeninos que retratan perfectamente la sociedad de la época, Desde la resignada Sofía a Bettina, Carmen o Patricia que aprendieron a disfrutar de su libertad. La Sospecha de Sofía transcurre en tres ciudades diferentes, Madrid, el París de 1968 y Berlín. Un muro insalvable divide Europa, y dos hombres y una mujer buscan su destino.

Libre, una canción con mensaje

Editada por Planeta la sospecha de Sofía sale hoy a la venta en el año en el que se cumplen 3 décadas de la caída del muro de Berlín. Lo que queda de esa tapia que en su día fue mortal se ha convertido en un espacio de arte al aire libre. El libro hace también de guía para un paseo por el Berlín más duro, el que encerró a una parte de Alemania en manos de unos descerebrados…. En sus páginas visitamos El palacio de las Lágrimas donde se despedían familiares de una y otra parte del muro, el magno edificio de seguridad de la Stasi, la cárcel Hohenschönhausen que albergó miles de prisioneros y conocemos la historia de la canción que popularizó Nino Bravo: Libre. Este himno es un homenaje a Peter Fechter, la primera víctima que murió intentando saltar el muro. Era un obrero de la construcción alemán que -cansado de esperar- un día intentó escapar de la República Democrática Alemana junto con su amigo Helmut Kulbeik.

Ambos habían tramado un plan para esconderse en un taller y después saltarían desde una ventana. Luego correrían por el corredor hasta una pared cercana al checkpoint Charlie, en el distrito de Kreuzberg en Berlín occidental.

Fechter, fue avistado y disparado al intentar trepar la pared final. por los guardias, y cayó de nuevo en el lado este. Los policías de ambos bandos no le socorrieron, temían también que le dispararan y Fechter murió desangrado. Un monolito recuerda su historia justo en el lugar donde falleció desangrado abatido por los tiros. 270 personas murieron intentando saltar el muro en busca de la libertad.