Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

'Lo mejor de nuestras vidas' | Planeta

Desmontando mitos sobre la maternidad

Madre y pediatra, Lucía Galán es también bloguera de éxito. Haces unas semanas presentó en Madrid su libro 'Lo mejor de nuestras vidas' y recientemente lo ha hecho también en su tierra natal, Asturias. En esta obra recoge, desde su experiencia personal y profesional, consejos útiles para echar abajo los miedos y los mitos que acompañan a la maternidad, desde antes de que nazca el bebé hasta la adolescencia. "Los mitos son inagotables y parte de nuestra misión –como pediatras- es rebajar el nivel de ansiedad de los padres", declara. Lucía tiene una máxima: "Este es un viaje que hay que disfrutar".

Asun Salvador | @asalvadorglez  |  Madrid |  22/04/2016

En la experiencia de ser madre (y padre) hay un montón de miedos recurrentes y de falsas creencias, según explica esta pediatra. Preguntas como "¿tendrá suficiente mi bebé con la leche materna?", "¿se acostumbrará si lo cojo en brazos cada vez que llora?", "¿qué hacer si mi hijo no come?", "¿cómo subir su autoestima?" o "¿es sano para los niños usar las nuevas tecnologías?" son habituales y cotidianas en la mente de madres y padres desde antes incluso del nacimiento de sus hijos, y pueden convertirse en un auténtico quebradero de cabeza.

A todas esas cuestiones, y a varias más, da respuesta Lucía Galán en 'Lo mejor de nuestras vidas'. La pediatra apunta varias asignaturas pendientes de los padres de hoy, como la "obsesión" porque el niño realice actividades extraescolares o la ausencia de límites. "Los límites deben ser pocos y concisos –recomienda- y hay que adaptarlos a cada edad, pero hay que ponerlos a tiempo porque al niño le dan seguridad y confianza". "Un niño sin límites será un adulto tirano", subraya. Y, como conclusión, afirma que "la inteligencia y la salud emocional son tan importantes como la salud física de nuestros hijos".