Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Analizamos 'All-Star Superman' que edita ECC Ediciones

Los héroes no lloran (tienen que pelear)

Es su vida, ¿no? pero... ¿Te imaginas que Superman se muere? Es decir, que el Hombre de Acero, el superhéroe por antonomasia se va para siempre y no como consecuencia de las heridas sufridas en una lucha épica contra algún supervillano que quiere destruir la tierra. Ni siquiera porque ha sido expuesto a ningún tipo de kriptonita que le haya debilitado tanto como para hacerle mortal. No. Imagina que Superman se muere porque sus células empiezan a suicidarse en un proceso lento y doloroso que tiene una fecha final. Como si de una enfermedad degenerativa se tratase, una de esas que avanzan inexorablemente sin que haya forma conocida de detenerla. ¿Te lo imaginas?. Bien, porque ese es el punto de partida del cómic que os traemos hoy.

David Gabás | Madrid | 08/04/2013

Portada de All-Star Superman, editado por ECC Ediciones.

Portada de All-Star Superman, editado por ECC Ediciones. / Héroes y Villanos

Esta premisa fue una de las cosas captaron mi atención desde un principio. Porque he de decir que Superman no ha sido uno de mis superhéroes preferidos, a pesar de ser el primero de todos. Es demasiado perfecto, demasiado incorruptible y demasiado bueno como para que al final no termine -al menos a mi- por estomagar un poco. Prefiero otro tipo de historias, con personajes menos perfectos. Pero la fama precedía al cómic, así que decidí aprovechar esta reedición por parte de ECC Ediciones para lanzarme a lectura de este All-Star Superman.

El título de esta obra tiene su origen en All-Star Comics, una cabecera que se publicó en la década de los años cuarenta y que destaca entre otras cosas porque fue donde se presentó a la primera superheroína, Wonder Woman, y también al primer grupo de superhéroes: La Liga de la Justicia de América. Pues bien, DC decidió recuperar esta línea hace unos años con una premisa de lo más prometedora: dar la oportunidad a autores consagrados de la industria de ofrecer su visión personal, sin tener en cuenta la continuidad, de los más importantes personajes de la editorial. Un proyecto que al final terminó con dos únicos títulos publicados: el "controvertido" All-Star Batman y Robin de Frank Miller y Jim Lee, y el que hoy os traemos.

Hay que dejar claro que All-Star Superman no es un cómic cualquiera. Es uno de los mejores relatos que se han escrito nunca sobre uno de los superhéroes sobre los que más se ha escrito. Y una de las cosas que lo demuestra es la cantidad de premios que ha recibido, Eisner incluido. Pero más allá de galardones y demás reconocimientos, All-Star Superman es una gran Historia. Con mayúscula. Un cuento en el que Grant Morrison y Frank Quitely se adentran en las últimas semanas de vida del Hombre de Acero. Un tiempo en el que aparece todo el universo conocido de Superman, que deberá hacer frente a sus villanos -con Lex Luthor a la cabeza-, a sus más profundos temores y en el que también deberá afrontar las despedidas de todos aquellos a los que quiere. Una lucha contra reloj en la que además tratará de dejar un mundo que pueda sobrevivir a su muerte.

Para recorrer este trayecto Morrison ideó 12 capítulos, cada uno de los cuales se corresponde con una de las 12 tareas que el Hombre de Acero debe culminar antes de su muerte. Así, como si de Hércules se tratara. Y es que en realidad el propio guionista reconoce que a la hora de afrontar esta historia decidieron plantear el personaje de Superman como si de fuera una deidad solar, perfecta en todos los sentidos, algo que Quitely ha sabido reflejar muy bien en muchos de sus dibujos. Un guión muy trabajado, con un gran esfuerzo en la construcción y reconstrucción de personajes -algunas propuestas de lo más sorprendentes y solventes- y que cumple a la perfección dos objetivos nada fáciles: descubrir el mundo de Superman a aquellos que no están demasiado familiarizados con él, y al mismo tiempo ofrecer multitud de detalles y guiños para los seguidores más frikis del Hombre de Acero.

Pero como decimos aquí muchas veces, lo importante en un cómic es el fondo y la forma. Y en este caso la forma es absolutamente maravillosa. Se puede decir que los dibujos de Frank Quitely cumplen a la perfección su propósito, y completan el guión de una forma magistral. Y para eso hay que tener talento por más que el dibujante haya dicho en más de una ocasión que el mérito es de Morrison por sus precisas descripciones en el guión. Algún ejemplo hay, por cierto, en el material extra de esta edición. Pero pese a la modestia de Quitely, hay que decir que su trabajo es perfecto. Y sirva como ejemplo un hecho: es de los pocos dibujantes que ha conseguido que, siendo la misma persona, Clark Kent y Superman parezcan dos personajes distintos. Un gran trabajo que permite al guionista jugar incluso con el hecho de que al torpe periodista se le caigan las gafas en varias ocasiones -también delante de Lex Luthor- sin que ningún personaje pueda asociar su imagen con la de Superman.

En definitiva, uno de los mejores cómics que me he leído y la mejor historia de Superman que he disfrutado jamás, a pesar de que como digo no soy un gran seguidor. Un libro absolutamente recomendable y en una edición que aunque obliga a rascarse el bolsillo, respeta absolutamente los títulos originales y viene con cantidad de material extra de lo más interesante.

Edición original: All Star Superman USA

Publica: ECC Ediciones

Guión: Grant Morrison

Dibujo: Frank Quitely

Formato: Cartoné, 328 págs. Color.

Precio: 29€