Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Dos reseñas… navideñas, ¡anda, pareado!

Cuentos de navidad y naranjas de la china

Bueno, aprovechando los últimos coletazos de la época más hipócrita y excesiva del año y cogiendo carrerilla para cumplir uno a uno los propósitos de año nuevo (quién nos mandaría…), hoy, guardamos la zambomba y el almirez y os traemos dos cómics con temática navideña: "Batman: Noel" de Lee Bermejo y "Punisher Max: Noche de paz", una selección con cuatro historias de nuestro castigador más radical.

Mario Terol | Madrid | 08/01/2013

Portada de Batman: Noel

Portada de Batman: Noel / Héroes y Villanos

Batman: Noel

La primera obra, a pesar de que su título deja bastante que desear, es una magistral revisión del famoso Cuento de navidad de Dickens (sí, ése que no hay cadena que se resista programar en cualquiera de sus formatos por estas fechas), escrito y dibujado por ese animal de los lápices llamado Lee Bermejo (Cuando sólo tenía 19 añitos, Jim Lee le fichó para su sello Wildstorm. A partir de ahí vendrían Joker con Brian Azzarello, Luxor: el hombre de acero, Hellblazer, Daredevil…). En fin, si ya leíste o recuerdas la historia pasa al párrafo siguiente, si el turrón te ha anulado las neuronas y tienes vagas reminiscencias continua leyendo, si no tienes ni idea de lo que hablo, abandona inmediatamente este blog: El señor Scrooge es un viejo huraño y avaro que odia la Navidad, los niños y casi cualquier cosa que se le ponga a tiro. La noche de Nochebuena recibirá la visita de tres espíritus, el de las Navidades Pasadas, Presentes y Futuras que le harán recapacitar y convertirse en mejor persona.

Pues bien, lo complejo del trabajo consiste en trasladar la narración original a Gotham City y al oscuro submundo de Batman. Pero Bermejo, a pesar de no ser guionista, lo hace con bastante acierto y aunque al principio de la historia haya usado calzador, poco a poco nos dejamos atrapar por la trama y por los DIBUJOS. Sí, en mayúscula. Ese as en la manga que guarda este genio y que son ab-so-lu-ta-men-te bes-ti-a-les y al alcance de muy, muy pocos en el gremio. Que la historia es conocida, vale. Que, en ocasiones, es algo floja, bueno… Como diría Scrooge: ¡Paparruchas! Toma dibujaco y cierra el pico.

Edición original: Batman: Noel

Publica: ECC Ediciones

Guión y Dibujos: Lee Bermejo

Color: Barbara Ciardo

Formato: Cartoné, 112 págs. Color.

Precio: 13,50€

Punisher Max: Noche de paz

Es curioso, siempre que leo algo de este personaje, no puedo evitar recordar a Charles Bronson en su saga Vengador Anónimo, generacionalmente conocida como El justiciero de la noche. Para los que nacimos en los setenta y pico son de ese tipo de películas como también Desaparecido en combate, The warriors, Mad max o Calles de fuego que nos enseñaron otro tipo de cine alejado de los happy endings de la factoría Lucas y Spielberg y no lo digo por su comercialidad o calidad. Queríamos ser los chicos malos y por qué no, queríamos nuestra propia banda y, joder, ya puestos, queríamos zurrarnos a base de bien. Por desgracia, este tipo de películas también nos mostró la realidad de la forma más cruel que existe para un niño. La desmitificación del héroe. La consumación de un hecho irrefutable: Siempre habrá alguien, que haya visto esas mismas películas, pero más grande y más fuerte que tú. Conclusión: no sólo nos pegaban en la calle, también en casa cuando veían lo que habíamos hecho con su ropa de los domingos…

Es curioso, decía, porque aunque siempre existirán vengadores justicieros, véase, sin ir más lejos, el Equipo A (aunque bueno, a comparación, como decíamos en los partidillos del patio de colegio, éstos juegan de caramelo), resulta sorprendente hasta qué punto mi Charles se parece a Frank Castle alias Punisher: mismo origen traumático de la venganza (pérdida de mujer e hija a manos del crimen organizado) y misma y obsesiva motivación, no dejar títere con cabeza hasta que el pecador redima, si puede ser de la forma más sangrienta imaginable, sus pecados. Además, teniendo en cuenta que ambos aparecieron en 1974, mi Charles como una versión trasnochada de Harry el sucio y Punisher como antagonista de Spiderman primero y Daredevil, más tarde… Pues no sé qué pensar. Yo suelto la liebre y a ver qué pasa

Puestos a sorprendernos es realmente increíble las cotas de retorcimiento sádico y gratuito que los guionistas alcanzan con este personaje. Con él, parece que la Fábrica de las ideas ha aceptado el todo vale y que entre sus guionistas hay un sano pique por ver un más bestia todavía. ¡Ojo, si a ellos les vale, yo chitón! Pero no se entiende mucha de la censura que se aplica a otros personajes de la misma casa. Aunque, sin duda, para bestia (y genio y gamberro y todo lo que queráis añadir) el irlandés Garth Ennis (Predicador, The boys, Hitman, Crossed..., y un largo y estupendo etc), que junto a Steve Dillon allá por el 2000 impulsó y de qué manera este personaje.

Terminando, Punisher Max: Noche de paz, recoge cuatro historietas de diferentes autores con diferente resultado: Para volverse loco, Noche de paz, La lista y mi preferida, Ese pequeño mundo asqueroso una historia que bien podría haber firmado el mismísimo Takashi Miike y donde nos sumergimos en la traumatizada mente de un desequilibrado y en su especial simbiosis con Punisher. El resto, bueno, el resto me temo que son naranjas de la china.

Edición original: Punisher Max: Noche de paz

Publica: Panini Comics

Guión: Charlie Huston, David Lapham, Andy Diggle y Stuart Moore

Dibujo: Shawn Martinbrough, Dalibor Talajic, Kyle Hotz y C.P.Smith

Formato: Libro con solapas, 144 págs. Color.

Precio: 12€