INVESTIGACIÓN ONCOLÓGICA

Un nuevo método permite descifrar el caos genético en cánceres agresivos y poder tratarlos de forma eficaz

Un equipo de investigadores ha creado un catálogo de patrones de inestabilidad cromosómica, que facilitará la obtención del diagnostico y mejorará el tratamiento de los cánceres más agresivos.

ondacero.es | Europa Press

Madrid | 15.06.2022 19:04 (Publicado 15.06.2022 18:39)

Una célula en proceso de mitosis/ Pixabay
Una célula en proceso de mitosis | Pixabay

Una publicación en la revista de carácter científico "Nature" ha presentado en detalle un nuevo método para detectar las "huellas" en el genoma de los tumores. El trabajo facilitará la obtención de un diagnóstico más preciso y mostrará el tratamiento más optimo para cada caso.

El descubrimiento, realizado por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el Cáncer Research UK Cambridge Institute, que radica en Reino Unido, permite conocer por completo el mecanismo mutacional que causa el desarrollo de dicho tumor. Gracias a ello, es posible identificar cuales son las vulnerabilidades de la masa anormal y dirigir el tratamiento en contra de ellas.

La inestabilidad de los genomas

El método busca poder descifrar la inestabilidad cromosómica, que es una de las diferentes señas de identidad que exponen los cánceres agresivos. Las células de persona normal realizan el proceso de mitosis sin ningún tipo de problema, asegurándose de que todas contengan el número adecuado de cromosomas.

En el caso de una persona con un tumor, la célula cancerosa presenta pérdidas o ganancias de los fragmentos cromosómicos o cromosomas enteros. Eso lleva a que los genomas no contengan la cantidad correcta de cromosomas, causando un proceso conocido como caos genético, que a su vez es ocasionado por un mecanismo denominado "inestabilidad genómica". Esta inestabilidad se suele detectar en los cánceres más agresivos, con peor pronostico de curación, metástasis y resistencia a las terapias más comunes.

Este fenómeno biológico es muy complejo, y no es atribuible a una única causa. Las consecuencias son varias, por lo que hasta el momento, a la hora de diagnosticar únicamente se señala si la inestabilidad cromosómica es alta o baja.

¿En qué consiste el trabajo?

A partir de ahora, será posible analizar las causas de la inestabilidad genómica. La investigación realizada por el CNIO caracteriza no solo las causas, sino que también la diversidad y el alcance de esta. El trabajo alcanza todavía más, ya que relaciona cada tipo de inestabilidad con las características que la enfermedad presenta en pacientes oncológicos reales.

El tratamiento que se ha estado utilizando para los cánceres más avanzados se basa en un modelo conocido como "medicina de precisión", a través de la cual la terapia se puede ajustar a las características genéticas y moleculares de cada tumor. El problema yace en la complejidad de los tumores con alta inestabilidad cromosómica, que al existir varios genes "defectuosos" no permiten el uso de este tipo de medicina.

Este trabajo ha creado un catálogo de patrones de inestabilidad cromosómica, con el cual se podrá identificar el tipo de "inestabilidad" y permitirá diagnosticar de manera más eficaz. Además, han incluido información sobre la respuesta que los pacientes han tenido a los medicamentos más habituales. A través del análisis de la inestabilidad cromosómica de 7.880 muestras de 33 tipos de cáncer diferente, han logrado que los patrones sirvan de biomarcadores oncológicos.

La patente de este y otro trabajo que desarrolló el equipo con anterioridad ha sido licenciada por una empresa "spin off" llamada Tailor Bio, basada en Reino Unido. A continuación, los investigadores quieren continuar avanzando para que su trabajo pueda ser utilizado en práctica clínica lo antes posible.