Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

estimula la creatividad y aleja tensiones laborales

Investigadores definen la siesta como una necesidad fisiológica y no como costumbre

Expertos en investigación del sueño han afirmado que la siesta no es una costumbre sino una necesidad fisiológica que protege del estrés y de las enfermedades cardiovasculares y que puede ayudar a aumentar la productividad en el trabajo y a reducir accidentes por falta de descanso.

EFE | Madrid | 15/08/2018

Un gimnasio ofrece clases de siesta de 45 minutos para padres cansados

Un gimnasio ofrece clases de siesta de 45 minutos para padres cansados / Europa Press

Profesionales de la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada y el Grupo Lo Monaco han explicado que la siesta representa una necesidad fisiológica más que una costumbre asociada a determinados países.

Los investigadores han ofrecido estas conclusiones en un comunicado tras comparar los estudios sobre los beneficios de la siesta, que en verano permite acortar los largos días de la estación y reponerse tras una noche de insomnio o de menor calidad del sueño por las altas temperaturas.

Los expertos de la cátedra han relatado que dormir la siesta en la cantidad, calidad, armonía y forma adecuada protege del estrés y las enfermedades cardiovasculares, aumenta la productividad en el trabajo y reduce el absentismo y los accidentes derivados de la escasez de horas que una persona dedica al día a descansar.

Los investigadores de la Universidad de Granada han explicado que una siesta estimula la creatividad y aleja tensiones laborales, como ha demostrado un estudio de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) dirigido por el doctor James Maas y cuyos resultados ha apoyado otro proyecto de científicos de Harvard.

El investigador de la cátedra granadina sobre el sueño Alejandro Guillén ha detallado que los beneficios de la siesta han provocado que diversos teóricos sobre descanso y sueño hayan iniciado evaluaciones sobre su impacto. "Parece que la siesta es una tradición española pero diferentes estudios demuestran que este hábito se impone cada vez con mayor fuerza sobre todo en el norte de Europa, Estados Unidos y Japón", ha aclarado Guillén, que ha recomendado siestas de entre 15 y 30 minutos y nunca de más de una hora